Cada vez que refresca un poco, pasa lo mismo. El truco del Reverso Fresquito de la Almohada es anulado cruelmente…

gatas calientes -1calor-gatos-2

Como en otros otoños, la diferencia de temperatura entre los gatos y los humanos lleva a estos problemas. La temperatura corporal de un humano es de aproximadamente 36,9ºC. Si el entorno está a esa temperatura pasamos calor, porque además tenemos un calor residual metabólico. La de un gato está entre 38º y 39ºC. Es decir, que la percepción de mis gatas es la de frescas noches otoñales (hay que taparse) y la mía es de sofocantes noches de fin de verano.

Comparte!