Leo que se han encontrado restos más completos del antropoide gigante Gigantopithecus, un contemporáneo del hombre primitivo que habitó la zona de Guangzhi (sur de China) y al menos durante un millón de años estuvo en contacto con nuestros posibles ancestros.

Este amigo era una especie de gorila de tres metros de altura. Según las reconstrucciones, a lo que más recuerda es al Mi-Go, Yeti o Sasquatch americano. ¿Pudo su presencia – tal vez remota y sólo vislumbrada – impresionar tanto a los abuelos del hombre como para crear leyendas? Ahí tenemos al Homo floresiensis, en el otro extremo. ¿Cuántas variedades, cuántas ramas del árbol humano se secaron… o fueron podadas… para llegar a la monoespecificidad de hoy? ¿Qué pudo haber pasado?