hachikoHay que ver las manías de la fonética. Hachikō (o con palito) se puede escribir más legiblemente como Hachikoo o Hachikou, y se debe leer como una o prolongada (algo así como Juanicoo!). Todo freak u otaku sabe quién es este personaje… pero, ¿quién sabe realmente dónde está ahora?

Es una de esas historias tiernas. Hachiko era el perro adoptado por el profesor Eisaburo Ueno, en el Tokyo de entreguerras. Ueno iba a trabajar y cuando volvía por la tarde Hachiko iba a esperarlo a la estación de Shibuya. En 1925 el profesor murió, pero el perro siguió acudiendo por las tardes a esperar a su amo hasta que diez años después también le tocó a él. Los japoneses le adoraban, y ya en vida se erigió una estatua de bronce en la misma entrada de Shibuya Station. Aún es habitual encontrar la estatua con pañuelos o banderitas atadas, como en esta foto que hice en 2003 (la estatua es copia de la original que se perdió en la guerra).

Lo que no sabía es que al perro, después de morir de filaria en 1935, lo disecaron -y su momia sobrevivió todas las penurias de la guerra hasta hoy, habitando en el Museo de Ciencias Naturales que está en el parque de… Ueno. Las colecciones son tan interesantes que el Akita blanco se me pasó por alto, pero acabo de descubrirlo gracias a Pink Tentacle. ¡Buen viejo Hachiko!

La lacrimosa historia de Hachiko en la Wikipedia

Comparte!