edmontosaurus-regalisUn descubrimiento espectacular en Alberta: un cadáver momificado de hadrosaurio, nos revela novedades acerca de estructuras de tejidos blandos en estos gigantes herbívoros.

El fósil en cuestión, un dinosaurio de pico de pato (Edmontosaurus regalis) no es una momia, realmente: el cuerpo quedó enterrado muy rápidamente en las orillas arenosas de un río y la ausencia de depredación y descomposición, sumado -aparentemente- a la acción de ciertas bacterias “curtieron” la piel y tejidos blandos del reptil, con lo cual lo que tenemos actualmente es un molde tridimensional del cuerpo y no solamente huesos*. Los hadrosaurios son conocidos por tener especies provistas de complejas estructuras óseas en el cráneo en forma de crestas, pero este animal presenta una pequeña excrecencia de tejido blando, sin base de hueso, en la coronilla. Es, en todos los aspectos, como la cresta de un gallo.

piel_edmontosaurus

El resto de las imprentas cutáneas muestran lo que ya sabíamos de otras “momias” de hadrosaurios: una piel escamosa de placas irregulares dispuestas en mosaico. Aparentemente, sin plumas. Esta criatura, de doce metros de largo, seguramente vivía en manadas y utilizaba sus crestas  como un rasgo distintivo para el apareamiento y marcar su jerarquía social. Lo curioso, como destaca Phil Bell (principal autor del estudio y miembro del equipo de la Universidad de Nueva Inglaterra en Australia, que realizó las excavaciones en Canadá) es que esta cresta de carne parece haber evolucionado independientemente de las crestas óseas de otras especies. Puede especularse que otros dinosaurios dispusieran también de estructuras similares, así que pronto veremos reconstrucciones de T. Rex con plumas y cresta cacareando al amanecer.

 

*Eso sí, no queda nada del tejido orgánico original. Nada de clonaciones.

A Mummified Duck-Billed Dinosaur with a Soft-Tissue Cock’s Comb en Cell.com

Visto en SINC.

Comparte!