Hace poco se planteaba en los círculos científicos que los Homo neanderthalensis -fundamentalmente carnívoros, habituados a cazar presas de gran tamaño- se habían extinguido en parte debido a la incapacidad de adaptarse a cazar presas pequeñas como los conejos. Pero un hallazgo en un emplazamiento de hace 55.000 años en Barcelona demuestra que al menos un Felis silvestris fue debidamente procesado (despellejado, comido y rotos los huesos largos para despojarles del tuétano) a tenor de las huellas que se encuentran en los restos óseos.

neanderthal gatos 1neandertal-gatos-2neandertal-gatos-3

No hay más testimonios de gato en el plato Neanderthal, aunque sí otras presas pequeñas y medianas (zorros, linces…). Por lo visto estos hermanos no eran tan torpes como nos los querían pintar los de la noticia de los conejos.

Homo rhodesiensisPero un viaje en el tiempo podría explicar eventos como el de esta calavera: el cráneo de Kabwe, un posible antecesor de neandertales y sapiens. ¿O no?

No. Esta curiosa pieza representa los restos el denominado Homo rhodesiensis, que habitó en África hace 300-125 mil años. El cráneo, encontrado en 1921, tiene un orificio perfectamente circular en el parietal izquierdo y supuestamente un orificio mayor, astillado, en el occipital… un balazo letal hace un cuarto de millón de años?

La realidad es que el orificio redondito está cicatrizado, así que difícilmente un tiro con entrada y salida en el cráneo es la causa. Lo más probable es que se tratara de alguna infección que caló hasta el hueso y luego remitió. El sujeto pudo haber muerto de algo más prosaico: tenía caries y abscesos en las encías. Seguramente una crisis séptica acabó con él.

Noticia del gato salvaje en SINC.