Durante las obras de un proyecto en Barley, Lancashire (Gran Bretaña) los obreros descubrieron bajo un montículo de musgo los restos de una construcción antigua, una casa de campo del siglo XVII. Arqueólogos convocados para su análisis sospechan que puede tratarse de la casa de las brujas de Pendle, escenario de uno de los más famosos juicios de brujas de Inglaterra en el verano de 1612.

El edificio contenía emparedados los restos de un gato, costumbre ancestral utilizada para proteger la propiedad del mal; pero, aunque esta es una de las principales pruebas que relacionan la ruina con Malkin Tower -la casa de los Demdikes, una de las familias acusadas, cuya ubicación se desconoce- el ritual del gato emparedado era bastante común en aquellos tiempos y no sólo entre brujas.

Ante la proximidad del 400 aniversario de los Juicios de Pendle y dado que el pueblo tiene parte de su atractivo turístico en estas historias, el revuelo mediático es importante. Por otro lado, el interés arqueológico del hallazgo: una vivienda completa y en buen estado del período isabelino, es importante. Obviamente, la obra de ingeniería se ha paralizado hasta que concluyan las investigaciones.

Visto en Fortean Times , BBC News y Boingboing.