The Great Circle, originally uploaded by Michæl.Paukner.

Los gráficos de Michael Paukner en Flickr merecen una visita. Al estilo de las modernas ilustraciones técnicas de revistas, toca bastantes temas llamativos y poco dados a este estilo de ilustración: Kabbalah, mitología, cartografía antigua… uno de sus esquemas muestra una disposición curiosa de monumentos en el mundo: por lo visto, están alineados en un círculo cuarto de grado arriba, cuarto de grado abajo. Este círculo está en ángulo con respecto al Ecuador.

El problema que reviste todo esto es que los monumentos no guardan relación entre sí: pertenecen a distintas culturas y períodos históricos que no tenían contacto. Angkor Vat, la Isla de Pascua, la meseta de Giza, el oasis de Siwa, los geoglifos de Nazca, Machu Picchu, Petra, Mohenjo Daro, Persépolis, y otros muchos. Recordemos que el círculo es imaginario y algunos objetos están ligeramente fuera de línea. Una forma más extraña de ver la alineación es como una onda sinusoidal sobre una proyección plana del globo terrestre.El autor del artículo (enlace más abajo) utiliza una larga línea de razonamientos matemáticos para justificar la artificialidad de estas relaciones, pero al mismo tiempo muestra una más chocante, si cabe: las ciudades más antiguas de Norteamérica –Washington DC, Baltimore, Philadelphia, New York y Boston– forman una línea recta que llega hasta Teotihuacán por el suroeste y Stonehenge, Troya y Baalbek por el noreste. ¿Acaso los colonos americanos eran místicos relacionados con la antigua cultura de Teotihuacán y los druidas y mesopotámicos del Viejo Mundo? ¿O realmente podemos trazar una línea cualesquiera en el mapa con la certeza de que cruzará (más o menos) varios emplazamientos humanos importantes en su camino? La casualidad también existe: cuál es su mensaje, lo desconocemos.

Great Circle, explicado con más detalle (en inglés)