Una ranita de China, Odorrana tormota o rana de oídos cóncavos, es el único vertebrado no mamífero conocido capaz de emitir y escuchar sonidos en frecuencias ultrasónicas. Es un animalillo que gusta de vivir cerca de torrentes y rápidos, que están emitiendo continuamente sonidos de baja frecuencia; así que tiene su lógica que, para hacerse oír, evolucionaran hacia un sistema de comunicaciones de alta frecuencia. Esto se sabe deade hace algún tiempo, igual que la singular estructura de su oído y la capacidad que tienen para localizar la fuente del sonido: los machos saltan hacia el trino de la hembra (audible para los humanos también) con una precisión del 99%.

Lo que se acaba de descubrir es que, debido al marcado dimorfismo sexual (en la foto se ve un macho pequeño sobre una hembra) estos animales tienen diferentes capacidades. El tímpano del macho es pequeño y profundo, más sensible a los sonidos de alta frecuencia (de ahí el nombre común de la especie); la hembra tiene los oídos más grandes y superficiales, con el tímpano más grueso. ¿Por qué? Pues porque, mientras los machos viven a la orilla de las corrientes, las hembras son más propensas a vivir en prados, cuevas y árboles huecos -donde hay menos ruido ambiente de baja frecuencia.

La consecuencia de esto es que las hembras no escuchan casi nada de lo que gritan los machos, sobre todo al hacerse mayores. Como para entonces su necesidad y capacidad de cópula es irrelevante, tampoco importa demasiado: los machos vuelven al torrente a buscar jovencitas que les escuchen. Así es la vida, nenas.

Visto en io9.

Comparte!