Arabidopsis, una planta sensibleDesde que vamos al colegio nos enseñan que las plantas tienen la capacidad de responder a estímulos del mundo exterior: las raíces buscan el centro de la Tierra, los tallos y hojas van hacia la luz, y algunas plantas incluso se mueven cuando son tocadas (Mimosa pudica o plantas carnívoras como Drosera). Estudios recientes en algunas plantas han descubierto una extraña capacidad, cuyo mecanismo aún no ha sido descifrado: la enredadera Boquila trifoliata es capaz de imitar la forma y color de las ramas de las plantas a las que se agarra y de esta forma despistar a los depredadores. Y no lo hace en varias generaciones, sino en la vida de un solo individuo.

También reciente es el descubrimiento de que muchas especies se comunican entre sí mediante señales químicas dispersadas por el aire: el ataque a un grupo de sauces o álamos por un parásito disparaba la emisión de un producto que, recibido por otros árboles del bosque, desencadenaba la producción interna de esencias repelentes. Y esto ocurre incluso entre especies. La pregunta es: ¿cómo detecta el árbol B la señal química emitida por A? Tendemos a verlo todo desde nuestra óptica de animales, equipados con diversos sensores electroquímicos y una red de transmisión de datos que es el sistema nervioso. Las plantas no tienen. ¿Entonces?

Un estudio de la Universidad de Missouri ha hecho una aproximación por otro lado, no relacionado con sensores químicos. Experimentando con Arabidopsis thalianaun hierbajo cuyo genoma ha sido mapeado y se usa en laboratorios- y orugas, constataron que cuando la planta era mordisqueada por orugas, segregaba aceites tóxicos* y los enviaba a las hojas para disuadirlas de que se la comieran.

El equipo formado por Rex CocroftHeidi Appel grabó las vibraciones (sonidos) de los mordisqueos de la oruga, y también otras como el murmullo del viento en las hojas o gotas de agua. A continuación emitieron estas vibraciones a plantas que no tenían bichos. ¿El resultado? Aquellas Arabidopsis que oían mordisqueos empezaban a segregar aceites y también antocianinas; las que oían el viento no hacían nada. La planta era capaz de distinguir, y reaccionar selectivamente, a diferentes estímulos a través de las vibraciones. Queda por descubrir qué partes de la planta son responsables de esto, pero el tema da pie a muchas consideraciones: ¿Podemos comunicarnos a nivel básico con las plantas, por ejemplo, avisándoles de una plaga o un evento meteorológico antes de que ellas puedan detectarlo? ¿Queda alguna diferencia ética entre un vegetariano y uno que no, a la vista de que son seres sensibles capaces de detectar el daño propio?

visto en io9.

* emparentados con la mostaza, ya que Arabidopsis pertenece a la familia de los rábanos, mostazas, repollo… y por ejemplo el wasabi japonés, ejemplo extremo de estos aceites ligeramente tóxicos.

Comparte!