Bici nueva!Siguiendo cronológicamente con el listado de cacharros (que, como ya habrá adivinado el lector, no es más que un astuto ardid para obligarme a recuperar el lápiz que lo tengo abandonado miserablemente) vienen las bicicletas. Este es posiblemente el primer vehículo que se tiene en la vida y el que más ilusión hace, comparativamente.

Mi primera bici era roja y vieja, rodado 12″ (el diámetro de las ruedas se medía en pulgadas) y con dos ruedecitas para no caerme. Recuerdo el parque detrás de mi casa con un inmenso ombú que estaba en medio de una rotonda de cemento: debo haber rodeado ese árbol cientos de veces con y sin ruedas de apoyo, antes de poder moverme con soltura.

La siguiente bici fue una Graziella de 16″, azul metálico, nueva y traicionera como un potro sin domar; la primera salida acabó con ambos estrellados contra una farola. Fue mi regalo de cumpleaños a los 12 y el vehículo de mis aventuras que me llevaron más lejos de lo que mi padre llegaba con su coche…

Hubo otra, fugaz, Orbea de 20″ con marchas y todo (qué incómodo mecanismo!) pero esa me la robaron estando en la playa. A partir de aquellos años el excesivo tráfico y la moda de las bicicletas “especializadas” (de montaña, de carreras, con muchas palanquitas y sillines fálicos) me apartaron del camino del pedal.

Ahora poseo una Azor holandesa: negra, vetusta e inmensa, esta opafiet de 28″ tiene tres marchas y un timbre de esos que hacen “rin, rin“. Más que suficiente para moverse en distancias cortas cuando la pereza o las prisas desaconsejan el andar. Y es bonita; ¿qué más se puede pedir para el verano?

(Nota: qué objeto más difícil de dibujar, la bici con alguien montado. Las líneas son engañosamente simples, pero pufff… menos mal que nunca he ido a caballo) 😛

Cargando imagen

Haz clic en cualquier sitio para cancelar

La imagen no está disponible

Comparte!