(Esto es la segunda parte de otro post. ¿No lo has leído? )

En la entrega anterior estábamos a finales de los ’70. La 20th Century Fox había estrenado Star WarsLucas se había convertido en un poder a tener en cuenta. Todos los otros estudios se subieron al carro galáctico y en poco tiempo Battlestar Galactica, Star Trek: The Motion Picture, Alien y otras empezaron a animar el mercado cinematográfico. Y no sólo con la temática, también en otros aspectos: por ejemplo las bandas sonoras empezaron a dominar con sinfonías grandilocuentes donde antes había largos silencios. Hacia 1978 Lucas estaba compaginando el guión lo que sería la primera de las secuelas…

El Segundo Anillo de Poder, de CastanedaPor otra parte, en el mundo de los brujos, Castaneda estaba iniciando con su nueva saga un proyecto totalmente diferente. La historia de los brujos mazatecos se había cerrado con su aparente muerte, y las historias narradas en los siguientes dos libros cuentan con personajes y situaciones muy distintos: un grupo de brujas de comportamiento errático que conforman el equipo que debe liderar Castaneda. Cual manada de JarJares Binks, las brujas locas no funcionaron muy bien, y los siguientes libros consisten en flashbacks de la época de Don Juan -es decir, entre 1960 y 1973. Se centran más en describir ciertos “pases mágicos” cuya finalidad es acumular poder personal para poder dar esos saltos perceptuales y entrar en modo Matrix, aunque la finalidad última de estas descripciones se estaba cocinando. Como hemos dicho, el mundo de los guerreros es un mundo de mentiras.

Hay que decir que el propio Castaneda es un ser esquivo. Apenas hay un puñado de fotos suyas, y se negaba a ser filmado o grabado; la información biográfica es fragmentaria y confusa, a pesar de que no pocos han rastreado todas las pistas. Se supone que parte del entrenamiento del guerrero consiste en borrar la historia personal, es decir, eliminar toda conexión con otros individuos para reconfigurar la estructura del capullo luminoso o cuerpo energético. Castaneda reemplazó el vacío de información por trolas, mentiras que se contradecían mutuamente permitiéndole crear un personaje socialmente viable y a la vez oculto. ¿O acaso esto es otra mentira? Es difícil de decir. Sí es cierto que algunas de las brujas mencionadas en esta nueva saga –Carol Tiggs, Florinda Donner-Grau y Taisha Abelar– eran personajes de carne y hueso que posteriormente confirmarían sus historias.

Primeros bocetos de Yoda, Joe Johnston y Ralph McQuarrieMientras tanto, la filosofía castanediana influía en la obra de Lucas a todos los niveles: aparecen referencias veladas en la saga de Indiana Jones e incluso en producciones marginales como Howard the Duck. Yoda fue concebido originalmente como un maestro indígena: los diseños originales de Joe Johnston (más parecidos a David el Gnomo) fueron descartados hasta que Ralph McQuarrie dio con la forma embrionaria que acabaría siendo el viejo maestro Jedi. Escenas como la del descenso de Luke al árbol poseído por el Lado Oscuro o el “Hazlo. O no lo hagas. Pero no lo intentes” podrían ser contempladas como estereotipos mitológicos si no fueran casi palabra por palabra frases de Don Juan. En otras producciones, como Poltergeist II -ya sin relación alguna con el trío original Lucas-Spielberg-Hooper de la primera Poltergeist– la influencia es total. Obviamente podríamos seguir con este juego entrando en sutilezas, pero dejémoslo así: en la década de los ochenta, Lucas estaba fuertemente tocado por los relatos del chamán, junto con otros muchos artistas de aquella California tan cercana al desierto de Sonora donde habitaban los guerreros. Pero la trilogía termina en 1983 con Return of the Jedi… y el ya afamado -y bastante rico- productor se dedica a otras tareas: PIXAR, el Skywalker Ranch, Industrial Light & Magic, THX.

tensegridadA principios de los 90 Castaneda está también creando otra empresa: se dedica a dar cursillos de los citados pases mágicos, una combinación de movimientos que recuerdan al T’ai Chi, QiGong y otras disciplinas orientales. Castaneda llamará a estos ejercicios Tensegridad, y manifiesta que a diferencia de sus maestros, que reservaban sus enseñanzas a unos pocos elegidos, la nueva generación de guerreros debe expandir su conocimiento a todo el que lo desee. Las tres brujas se apuntan también participando en las conferencias/cursos y escribiendo sus propios libros; aunque para estas fechas ya hay otros advenedizos de distinto pelaje relatando sus propias experiencias con Don Juan u otros naguales (que es el término para los maestros guerreros). En 1993 se funda Cleargreen, Inc.una empresa con ánimo de lucro para reunir todas estas tareas formativas.

El final

Toda esta parafernalia cada vez se parece más a una secta. Van saliendo trapos sucios: se acusa a Castaneda de mujeriego, acosador, manipulador, cuando no un puro fraude. Claro, ninguno de estos son cargos probados, pero los que hurgan en su pasado van sacando cosas: que nació en Cajamarca (Perú) de nombre Carlos César Salvador Arana Castañeda; que emigró a los EEUU en los ’50, pobre y con intenciones de ser artista; que su primer libro nunca fue tesis de antropología para la UCLA; y finalmente, que el nagual Juan Matus (cuyo nombre derivaría de cierto producto al que Carlos llamaba “su maestro”) era una invención literaria.

Ahora bien, sus seguidores más acérrimos hicieron oídos sordos a toda esa información y siguieron creyendo a pies juntillas en las maniobras espirituales de su nagual. Por otro lado, la mayor parte de sus lectores -incluyendo a una buena parte de aquellos críticos que habían descubierto las inconsistencias de la historia- se quedaron igual. ¡Oh! ¿Entonces resulta que la magia no existe, no puedo controlar el universo haciendo pases de qigong y no hay pruebas de una fuerza mística que lo controla todo? Pues bueno. Pero el valor literario de esas historias, el atractivo pragmatismo y la socarronería de Don Juan, es innegable. Es como quitarle valor a Conan Doyle porque descubres que Sherlock Holmes no existió.

Tras una larga lucha, Castaneda murió de un cáncer de hígado en 1998. Taisha Abelar y Florinda Donner-Grau, junto con el resto del equipo de Cleargreen, aseguraron que todo esto era un montaje para disimular la inminente partida del nagual a la segunda atención, y que Castaneda ya era uno con la Fuerza después de haberse consumido en el Fuego Interno. En realidad el cadáver fue cremado en el tanatorio de Culver City y la información no se hizo pública abiertamente hasta dos meses más tarde. El grupo de mujeres que rodeaban a Castaneda, su partida de brujas (que incluía a las tres mencionadas antes, a Patricia Partin alias “Blue Scout”, a la instructora de tensegridad Kylie Lundahl y  Amalia Márquez) abandonaron el complejo Cleargreen y desaparecieron para siempre del mundo.

Patricia PartinLa triste historia tuvo un sesgo más trágico en 2006, cuando se identificó un esqueleto momificado hallado tres años antes en las Dunas Panamint del Valle de la Muerte: los restos, mordisqueados por los coyotes y vestidos con unas mallas de jogging, pertenecían a Patricia Partin, el Explorador Azul. Dentro del grupo de mujeres que rodeaba a Castaneda, es la única que ha aparecido. Podemos especular con un suicidio masivo o simplemente que las seguidoras, ante la muerte de su nagual, se sumieran discretamente en el anonimato.

Cleargreen todavía existe y se siguen impartiendo cursos de Tensegridad. Los libros de Castaneda se siguen reeditando con gran éxito e inspiran a otros muchos artistas. Pero podríamos decir que, tanto desde el punto de vista de Don Juan como del escéptico, el linaje del nagual Carlos acabó aquí. Don Juan explicaba que el control de la Fuerza se alcanzaba de forma práctica, experimentando, y que hacía falta una influencia exterior -un maestro- para iniciar el proceso. Así pues, leer los tomos de la saga de Castaneda no te acercan ni un pelo a la capacidad de vislumbrar ese mundo.

Un año después de la muerte de Carlos, Lucas estrena La Amenaza Fantasma. Será el inicio de la tri-secuela más esperada y más denostada de la historia del cine: especialmente esta primera parte, orientada de manera extremadamente mercantil y con miras a un público infantil, nueva sangre consumidora de juguetes de la franquicia. Pero incluso así las conexiones se hacen más profundas.

El tema de los midiclorianos

Aquí quisiera partir una lanza a favor de Lucas. El concepto de la Fuerza como un campo de energía que interactúa con todo el Universo y especialmente -pero no exclusivamente- con las formas de vida, parece desvirtuarse al hacer alusión a ciertos corpúsculos denominados “midiclorianos” (el lector ilustrado de este blog reconocerá en su origen a las mitocondrias y los cloroplastos, los orgánulos intracelulares responsables de una forma u otra de generar energía para que funcione la célula) cuya densidad en sangre determinan si uno ha de ser un Jedi o no.

¿Elitismo? El camino del guerrero tolteca es también elitista, dependiendo de los caprichos del destino; pero yo creo que aquí el director hizo una maniobra Alonso Quijano. Cuando no quieres que los fans sigan degradando tu obra, o se llene de locos que se lo toman en serio, haces lo que Cervantes en la segunda parte del Quijote: no sólo mató al personaje, sino que antes lo curó de su locura, evitando así cualquier intento de secuela (ya había salido una obra apócrifa, el Quijote de Avellaneda). Los midiclorianos serían una forma de decirle a la gente: -no, tú no puedes mover cosas haciendo gestos. Y ten cuidado con ese tubo fluorescente que te vas a hacer daño.

Descubrimos en esta película que los Jedi de la antigua República morían y punto, y lo de convertirse en fantasmas (es decir fusionarse con la Fuerza sin perder su identidad) era un arte aprendido. Que Qui-Gon Jinn fuera el primero -cosa que se insinúa en el episodio II y se explica en el III- lo pone en equivalencia a los linajes de guerreros posteriores a la Conquista, que descubrieron la maniobra de pasar a la segunda atención: verter su consciencia y sus recuerdos al campo místico conocido como el Águila sin perder la integridad individual.

Pero, una vez muerto Castaneda, ¿por qué sigue Lucas metiendo estas ideas? Ya no es un joven crédulo e ilusionado, la realidad de los postulados del chamanismo han quedado en entredicho. Sin embargo, parece que el productor tiene dos caminos claros: primero, desarrollar la tecnología audiovisual a extremos inconcebibles. Después, transmitir una serie de ideas a través de todas sus producciones. Y no escatima en gastar su monstruosa fortuna para ello.

Todo esto, claro, prefiero guardarlo para la tercera parte. Y veremos también qué pudo haber de cierto en toda esa historia de los guerreros de poder toltecas.

Remains of guru’s disciple identified, en el Pahrump Valley Times (2006)

Comparte!