Otra vez estamos con las ideologías protonazis. Los neonazis son unos descerebrados, pero la mentalidad del mundo en los años ’30 era bastante fascista. Tuvo que aparecer Hitler y el III Reich para que los países se miraran entre sí y se dieran cuenta a dónde llevaba eso: si los colectivos diferentes eran un “cáncer social”, la represión desmedida era como un shock anafiláctico.

En fin, adonde íbamos. En el nº 20 de The Batman (enero 1944) aparece Percival Pruitt, un banquero avaro y “asquerosamente rico” cuyo aspecto encaja totalmente con la caricatura del judío adinerado. Este Pruitt es tentado por el Joker, ese alegre charlatán, el maníaco payaso del crimen: mediante una máquina del tiempo podrá viajar al futuro -concretamente al remoto año 2043- para aprovecharse del incremento de valor de sus propiedades inmobiliarias (otro criminal le propone cobrar los intereses de su cuenta, cosa bastante menos repugnante que lo que plantea el banquero visto con la óptica de hoy día).

Por un azar del destino, Pruitt comenta el tema a otro director de banca que resulta ser Bruce Wayne, con lo cual Batman entra rápidamente en acción. Mientras tanto, Pruitt descubre que el futuro es algo bastante más complicado…

-Oiga, buen hombre… he mirado, pero no puedo encontrar ni un banco ni una oficina de corredores de bienes raíces!
– No tenemos bancos! Los robaron todos en el siglo XX y cerraron; ahora la ciudad es propietaria de los terrenos y nadie los compra o vende!
-Vaya época! Esta gente está atontada, parece que no les importa el dinero! Debo volver a 1943 lo antes posible!

¿Un futuro socialismo utópico donde el capital no existe y la propiedad es comunitaria? ¡Santos soviets, Batman! ¿De dónde puede proceder esta nefasta idea?
¡Por supuesto, de la retorcida mente enferma de ese bufón diabólico que es el Joker! Todo era un montaje, evidentemente, hecho sobre unos decorados abandonados por George Lucas para El Ataque de los Clones. Afortunadamente para el banquero -que acaba donando la mitad de los fondos rescatados por Batman para la campaña de guerra en Europa- el mundo de 2043 se parecerá más a su idílica fantasía megalocapitalista que al Mundo del Mañana concebido por el Joker.

Afortunadamente para él y desgraciadamente para todos nosotros… quiero cerrar esto con un comentario del payaso:

Este énfasis en los disparates me ha dado una idea para una nueva aventura en el crimen!
Gotham City se arrepentirá del día en que mencionó la palabra disparate!

Todavía no sé si el Joker se refería a boner como “disparate” o al slang para “erección”… debió ser una aventura interesante.

Comparte!