Parece ser que los líquenes, esas humildes placas parduscas resultado de la simbiosis de un alga y un hongo, son capaces de sobrevivir a una exposición al espacio exterior, con todo su frío y descompresión y radiaciones y cosas de esas.

Cultivos de Rhizocarpon geographicum fueron expuestas durante 15 días, sin regarlos ni nada, y aguantaron bien, en un experimento de la ESA durante la reciente misión Foton-M2. Esto plantea muchas expectativas y posibilidades, no solamente en cuanto a las teorías panspérmicas (de que la vida viaja propagándose de mundo en mundo) sino también ante la posibilidad de usar estas especies para poblar otros mundos (Marte, lo primero que se me ocurre).

Lichen Survives In Space

Comparte!