ArchaeopteryxBurianHace cosa de un año se publicó un estudio sobre los restos de estructuras dentro de las plumas fósiles de varias aves mesozoicas (de las que ahora disponemos en abundancia gracias a los yacimientos chinos de Liaoning, por ejemplo). Una de estas aves era europea: el Archaeopteryx del Jurásico de Solnhofen (Alemania) y se dedujo por la presencia de melanocitos que el animal tenía el plumaje negro. Estos corpúsculos no conservan el color -perdido durante la fosilización- pero sí la forma; así se puede más o menos deducir si una pluma es negra, marrón-parda, roja o blanca.

archaeopteryxEsta conclusión fue puesta en duda en su momento por cierto blogger  8) y un año más tarde el Stanford Synchrotron Radiation Lightsource (SSRL), rastreando elementos traza -metales como el cobre y compuestos orgánicos sulfurados- mediante rayos X, han descubierto que es posible obtener una representación de las estructuras de color del fósil entero a partir de ellos. Lo impresionante es que estos elementos traza hayan sobrevivido al proceso de fosilización y los 150 millones de años siguientes.

Así y según esta nueva información, la pluma de Archaeopteryx debió ser clara o parda con las puntas oscuras. La reconstrucción total del manto aún no se ha realizado, pero me remito al concepto de Zdenek Burian de los años 60 que encabeza este artículo.

 

Noticia en el National Accelerator Laboratory.

Visto en la web de la Universidad de Manchester.

Comparte!