Plutón y Sputnik PlanumViendo hacia atrás, es gracioso ver cómo una de las principales razones para invadir la Tierra de los extraterrestres de las películas era “llevarse el agua“. Hace unas pocas décadas, de los cuatro o cinco cuerpos celestes observables sólo dos tenían agua en su superficie: la Tierra y Venus, con sus hipotéticos bosques y pantanos perpetuamente ocultos por las nubes.

Hasta que las sondas Venera revelaron que Venus era una piedra seca y ardiente, y las nubes eran de ácido sulfúrico. Pero eso fue casi en los años 70-80. Para esa época sabíamos que los cometas estaban hechos en gran parte de hielo; que posiblemente había una nube de icebergs de dos años luz de diámetro circundando el sistema solar; y que esencialmente -para una civilización capaz de realizar el vuelo interestelar- el agua era el menor problema. En el espacio parece haber H2O por todos lados; eso sí, helada.

Esto no parece ser un inconveniente para las complejas reacciones químicas que dan origen a la vida basada en el carbono, pero para tener células vivas moviéndose por ahí sí hace falta un medio líquido. Un mar, o al menos charcas. Esto exige que el planeta reciba calor, lo cual -en nuestro sistema solar- limitaría las opciones a los cuatro primeros: más allá del Cinturón de Asteroides hace demasiado frío para el agua.

Misión a Europa, 2020Agua más allá de Júpiter

Luego supimos que en Europa, la luna congelada de Júpiter, tiene posiblemente un océano líquido a varios kilómetros bajo su superficie. Un oscuro océano licuado por el calor del núcleo de Europa, que a su vez se mantiene activo debido a las tensiones gravitatorias de Júpiter. Interesante! ¿Qué clase de vida podría haber allí abajo, medrando en las chimeneas termales? Bueno, ya hay una misión para eso.

Hay varias lunas candidatas a tener este peculiar ecosistema. Y luego tenemos a Plutón: ese planeta extraño, descubierto en 1930 por Clyde Tombaugh pero que curiosamente el escritor de ficción (y astrónomo aficionado) Howard Phillips Lovecraft había descrito ese mismo año en El Que Susurra en la Oscuridad:

“Yuggoth… es una extraña y oscura esfera en el límite mismo de nuestro sistema solar, aún desconocido para los astrónomos de la Tierra. Pero… en el momento oportuno, los seres nos enviarán corrientes mentales, gracias a las cuales podremos descubrir Yuggoth… si bien es posible que uno de sus aliados humanos dé una pista a los cientificos”

Yuggoth era el hogar temporal de unos seres venidos del límite del espacio-tiempo normal, semiorgánicos, con aspecto de cangrejos fungoides, que habitaban en las profundidades tenebrosas. En fin, casualidades: a veces la naturaleza imita al arte.

Los profundos océanos de Plutón

Plutón, hasta hace poco desconocido, está ahora bien cartografiado gracias a la misión New Horizons que llegó allí el año pasado. Sabemos que tiene una atmósfera de nitrógeno, metano y monóxido de carbono; que su superficie está cubierta de hielo de estos tres gases, que “nievan” y se evaporan continuamente; y que las altas montañas que se ven en las fotos son de hielo de agua. Se especula que hasta el núcleo rocoso hay unos 100 o 180 km de hielo de agua y amoníaco, lo cual nos da una buena cantidad de H2O.

Montes Piccard y Wright, posibles volcanes de Plutón¡Pero cuidado! Hay pistas en su superficie que nos indican que esta agua podría estar líquida, o tal vez como un granizado: formaciones similares a volcanes, grietas -que indicarían que aún hay movimientos tectónicos debajo- y el hecho de que no se está contrayendo, según las mediciones de la New Horizons.

Ahora se ha observado otra cosa curiosa: la mancha en forma de corazón que tiene Plutón -Sputnik Planum- que está justo en el eje de mareas que une al planeta con su luna gigante Caronte, es una anomalía gravitatoria positiva, es decir, que ese trozo posee más densidad que el resto.

Se supone que la Planicie Sputnik es el resto de un impacto monstruoso ocurrido hace miles de millones de años, causado por un objeto de al menos 10 kilómetros de diámetro. El desplazamiento de materiales puede haber llenado el cráter con agua, más densa que el hielo de nitrógeno, lo que explicaría la densidad extra. Y el hecho de que justamente esté orientada con Caronte podría añadir las tensiones gravitatorias como otro factor para que el pequeño Plutón mantenga su núcleo caliente como Europa, y agua líquida.

Orillas de Sputnik Planum, posibles océanos de Plutón?Pero ¿De cuánta agua estamos hablando? Investigadores de la Universidad de Brown (Providence, USA*) han hecho cuentas: para justificar la anomalía gravitatoria de Sputnik Planum haría falta una masa de agua salada de 100 kilómetros de profundidad. Esta agua sería una salmuera al 30%, más o menos como en el Mar Muerto.

La idea de un mar hipersalino (en el Mar Muerto no viven más que Artemias, y muchas moscas en la orilla) en tinieblas bajo una superficie helada no parece atractiva para la vida, pero si además le sumamos las presiones increíbles que puede haber a cien kilómetros de profundidad, es para plantearse… si la vida ha surgido allí, ¿qué horrores sin nombre se arrastran en los tenebrosos fondos de los océanos de Plutón?

* la Universidad de Brown, qué casualidad, está en la misma calle (Angell St.) donde vivió Lovecraft toda su vida… a quince minutos andando de su casa…

Formation of the Sputnik Planum basin and the thickness of Pluto’s subsurface ocean, en Geophysical Research Letters

Comparte!