dn8725-1_250Dentro de algún tiempo y antes de que podamos usar motores antigravitatorios, el cable espacial será el método para efectuar lanzamientos orbitales baratos. Un cable tendido entre la Tierra y una base espacial en órbita geosincrónica será la línea que usen cabinas, lanzaderas robot y montacargas para transportar material allá arriba y también bajar productos.

LiftPort Group, una compañía independiente americana, está decidida a construirlo para 2018. Están probando con cables de fibra y globos… de momento hay dos variables que controlar: la resistencia del cable, para lo que se prueban las todopoderosas fibras de carbono (de múltiples usos, como estas armaduras futuristas) y los robots trepadores con diferentes mecanismos de impulsión, desde patas hasta pulsos de luz.

Recordad esta foto, que con el tiempo será como las de Goddard jugando con cohetes químicos en el patio de su casa…

Space-elevator tether climbs a mile high