Harry Houdini poniendo carasEn 1926, Harry Houdini -el famoso mago y escapista- contrató a Howard Phillips Lovecraft como “negro” para que escribiera un artículo desmitificando el pensamiento supersticioso y paranormal. El documento, nunca publicado, acaba de aparecer entre antiguos papeles de una colección de artículos de magia.

El número de verano de Weird Tales donde salió "Atrapado con los Faraones"Houdini ya había colaborado con Lovecraft en 1924 con el relato Atrapado con los faraones, una especie de falso relato autobiográfico en el que el firmante, durante un viaje a El Cairo, es secuestrado y arrojado a unas extrañas catacumbas desconocidas bajo la Esfinge de Gizeh en las cuales escapa por los pelos de un descubrimiento alarmante. El mago estaba embarcado en una cruzada personal contra los teósofos, adivinos, espiritistas y paranormales de todo tipo: el desengaño que tuvo intentando contactar con su madre y los conocimientos de efectos especiales, aparte de ser un erudito en magia y ocultismo, lo llevaron a ser un auténtico martillo de brujas y brujos ya que los combatía en su propio terreno. Así que se le ocurrió escribir un libro por entregas acerca del tema; y ¿quién mejor que Lovecraft para redactarlo? El huraño escritor de Providence, popular por sus relatos de horror publicados en revistas pulp, era un ateo profeso y renegaba también de toda religión o superchería. Además, era barato: el pobre Howard nunca alcanzó la fama y la fortuna en vida.

Lovecraft con uno de sus gatosAsí nació El Cáncer de la Superstición, del cual Lovecraft desarrolló tres capítulos: La Génesis de la Superstición, La Expansión de la Superstición y La Falacia de la Superstición. Ya tenía apuntado el conjunto del libro cuando Houdini murió el 31 de octubre de 1926 de una apendicitis desarrollada en extrañas circunstancias. Sí, la noche de Halloween. Tenía 48 años. El proyecto quedó cancelado, y el manuscrito mecanografiado se perdió de vista. Lovecraft por su parte murió en 1937 con 46 años, dejando una serie de relatos que no alcanzarían el prestigio actual hasta treinta o cuarenta años después.

Ahora, una subasta de material de coleccionista relacionado con magia y prestidigitación encontró, como parte de unas cosas que pertenecieron a Beatrice -la viuda de Houdini- estos mecanografiados (de puño y letra, ya que Lovecraft odiaba el mimeógrafo y hacía las copias a mano) que irán a subasta en Potter & Potter de Chicago -de verdad se llama así- con un precio de salida de 13.000US$. El documento, lleno de epítetos, es una muestra clara de la paradoja de estos dos artistas que nos mostraron lo asombroso, lo mágico y lo sobrenatural mientras luchaban contra el hecho de que la gente se lo tomara en serio.

Visto en BoingBoing.