USS Enterprise

A principios de diciembre estuve en Valencia en un paseo corto, más corto aún por las inclemencias del tiempo: en el Museo de las Ciencias había una exposición itinerante sobre Star Trek. Después de haber asistido hace cuatro años a la exposición de la Politécnica sobre el Alien de H. R. Giger, no podía dejar de ver esto.

El tiempo ha pasado por la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Un nuevo chirimbolo se alza tras el Museo: es el Ágora, que junto con el Puente de l’Assut de l’Or (llamado El Jamonero) amplían el complejo arquitectónico del jardín del Turia. Pero el revestimiento cerámico resiste bien a la intemperie, y la mayor parte de las superficies de cemento expuesto son fáciles de mantener con pintura blanca.

La exposición en sí, “Star Trek: Welcome Aboard” es una colección de objetos procedentes de la producción de las películas y series de la saga, que por primera vez sale de California: las otras dos exposiciones relacionadas también están allí (una en el Metropolitan de Riverside y la otra en el Museo Aeroespacial de Sacramento). Tiene más de curiosidad emotiva que de fuente de información; los objetos expuestos son casi reliquias y algunos están bastante deteriorados. La mayor parte de las maquetas y equipamiento son de escasa calidad: la resolución de imagen de la tele permitía esas chapucillas, y tal vez lo más conseguido son los trajes de las películas originales de los cuales encontramos uniformes desde la segunda hasta la última de las películas, la de 2009 dirigida por J.J. Abrams.

No hay casi nada de la serie original ni de The Next Generation, porque en aquellos tiempos anteriores a los fans los decorados se destruían para dejar paso a nuevas series. Sin embargo, hay una réplica del puente del Enterprise-D bastante conseguida, con los esquemas de Michael Okuda para el interfaz al uso en el año 2360: al poner mi iPhone al lado del PADD original (el dispositivo tableta multifunción de pantalla táctil usado en la serie) casi pude notar un estremecimiento en el multiverso 😉 .

Afortunadamente el conjunto de la sala presentaba ausencia total de freaks -era día de semana- y se podía ver tranquilamente, pero tampoco daba para mucho tiempo. Por supuesto el acceso era libre para quien pagara la entrada al Museo, lo cual da para ampliar el recorrido (aunque el Museo es demasiado pedagógico para mí, me van más los gabinetes atestados de piezas).

Alguna foto se puede ver en mi flickr: Miniviajes.

La exposición Star Trek: Bienvenidos a Bordo estará en Valencia hasta febrero.


Comparte!