KIC 8462852 megastructura¿Recordáis el revuelo que se organizó con la estrella KIC 846285, cerca de la constelación Cygnus? Este astro -una estrella amarillenta de clase espectral F- vigilado con el telescopio espacial Kepler durante unas observaciones rutinarias, mostraba unos patrones de variación lumínica irregulares que no correspondían a una interferencia de tránsito (uno o varios planetas orbitando que pasaran por delante, haciendo sombra, daría una periodicidad). Se especularon con varias hipótesis: una nube de escombros, por ejemplo de un anillo de acreción planetario; un enjambre de cometas u otros objetos que pasaran por delante; o una mega-construcción alienígena al estilo de las esferas de Dyson, cosa que ya se había planteado en otros astros como Almaaz (el Cabrón) en Epsilon Aurigae.

El telescopio espacial KeplerLa opción más razonable es que un grupo de objetos cometarios dispuestos en el equivalente de la nube de Oort de KIC 846285 haya hecho un tránsito delante de la estrella -o más correctamente, entre la estrella y la Tierra- velando momentáneamente su luz. El astrónomo Jason T. Wright publicó un especulativo artículo contemplando la segunda posibilidad -que aquello fuera la prueba de la actividad de una civilización avanzada- y esto llevó al instituto SETI a rastrear señales de la estrella con el conjunto de radiotelescopios Allen Telescope Array. Durante dos semanas se rastrearon señales de banda estrecha (posibles emisiones de comunicación) y señales de banda ancha resultado de las emisiones de microondas de hipotéticos propulsores en el entorno de la “obra”. También, en octubre-noviembre de 2015, se rastrearon pulsos láser con el Observatorio SETI Óptico de Boquete en Panamá, sin resultado. Si es una civilización la que está trasteando en KIC 846285, es mucho más avanzada que esto.

Claro que la antigüedad de los datos que tenemos sobre las fluctuaciones de KIC 846285 es poca: el Kepler, que ya está en vías de jubilarse, apenas lleva cuatro años investigando esa sección del cielo. Pero revisando unas placas fotográficas que estaban en la Universidad de Louisiana se han descubierto retratos de la estrella parpadeante: estas fotos del siglo XIX revelan que el astro ha perdido casi un 19% de su brillo en cuestión de cien años. Esto es muy anormal, ya sea obra de alienígenas, cuerpos celestes o variaciones del ciclo de vida de una clase F. Algo está opacando (o apagando?) a KIC 846285 en un tiempo record.

The Search for Extraterrestrial Civilizations with Large Energy Supplies. IV. The Signatures and Information Content of Transiting Megastructures, en arXiv

visto en New Scientist.