Vampiro con chispitas, no exactamente un murciélagoPuede que los vampiros no brillen al sol como si estuvieran cubiertos de purpurina como en las películas de Crepúsculo (entre otras cosas porque no existen) pero sí hay algo de verdad en esta saga de películas tontas. Resulta que los excrementos de muchos murciélagos sí tienen reflejos metálicos cuando son iluminados.

Esto se debe a la dieta del quiróptero, principalmente insectos. Muchos de estos insectos tienen sus exoesqueletos decorados con colores brillantes y microestructuras similares a los reflectantes de los coches que les confieren reflejos metálicos (un detalle curioso es que por ejemplo lo que vemos como un verde metalizado no contiene pigmentos verdes, sino que son esas microestructuras las que separan la luz en colores: es lo que se llama coloración estructural).

Una vez masticada la presa, los trocitos de exoesqueleto -compuestos básicamente de resistente quitina, una proteína afín a la que compone nuestras uñas y pelo- atraviesan el tracto digestivo del animal y decoran la pieza fecal de forma amena con chispitas brillantes.

Podéis ver una foto de un trozo de esto en el flickr de Grover Schrayer.

Visto en Wired.

Comparte!