Pirámide en la antártidaHace unos días compartí en Facebook una noticia sobre el hallazgo de pirámides artificiales asomando bajo el hielo de la Antártida y como despertó cierto interés equívoco, me gustaría explicar el tema con más detalle.

La noticia original, clonada y traducida en innumerables sitios (y perdiendo integridad en cada copia) posiblemente surgiera de una fuente soviética rusa como el Sputnik News, donde se menciona el descubrimiento de tres estructuras piramidales en algún lugar del continente antártico, a 16 km. de la costa (una de ellas bastante más cerca). No se dan detalles ya que el descubrimiento es reciente y como suele pasar en arqueología, la expedición mantiene el sitio en secreto para evitar perturbaciones. También se añade que en 2009 se descubrió polen fósil de palmeras, indicando que “en algún tiempo el continente tuvo un clima benigno para albergar una civilización“.

Todo esto se remonta a 2012; el resurgir de la noticia ahora como algo nuevo indica que se ha progresado poco. El caso es que la información es real: las pirámides existen, están a poca distancia de la costa y sí, la Antártida tuvo palmeras en un tiempo. Y bosques de cicadáceas y araucarias, y dinosaurios.

La Antártida es geológicamente muy antigua, con granitos y areniscas que se remontan al Precámbrico. Formaba parte del supercontinente Gondwana, junto con África, América del Sur, Australia, Nueva Zelanda y la India; a medida que derivaba hacia el sur el clima se enfrió, y sobre todo cuando se abrió el Paso de Drake -la unión entre Sudamérica y Antártida- y se puso en marcha la corriente circumpolar, un flujo de agua oceánica que aisló térmicamente al nuevo continente de las corrientes cálidas ecuatoriales, es cuando éste se convirtió en el inhóspito desierto helado que conocemos. Por cierto, la conocemos oficialmente desde 1820; antes se hablaba de una “Terra Australis” por simetría: si arriba hay un polo ártico, tendrá un anti-polo abajo.

La Antártida durante el Maastrichtense (cretácico tardío) Artista: James McKay, University of Leeds.Así que, claro que hay polen de palmeras, y también carbón de las junglas de Glossopteris que crecían cuando los reptiles eran una joven promesa en el Pérmico. El clima antártico podía sustentar una civilización en cualquier momento anterior a veinte millones de años en el pasado. Así que esa civilización difícilmente sería humana, o primate. A partir de esas fechas el hielo se fue acumulando: se considera que el 90% del hielo terrestre está ahí, aplastando la roca de debajo en capas de cientos o miles de metros*. La superficie está barrida por vientos brutales a 200km. por hora, y la temperatura oscila entre -15 y -70º. Es decir, en tiempo de los mayas, egipcios, hiperbóreos, atlantes, lemurianos o cualquier civilización real o imaginaria que concibamos, esto ya era inhabitable y lleno de nieve. Para hacer una pirámide habría que excavar el hielo, sondear la roca para buscar material válido para hacer una cantera, cortarla y construirla. Tiene más sentido pensar en una raza de dinosaurios inteligentes que construyeran sus ciudades en Gondwana, en la localización actual bajo el hielo y en la meseta de Gizah. Mola, eh? Lástima que la caliza de las pirámides de Egipto (y la propia roca que hay debajo) es de la formación Muqattam, unos sedimentos marinos del Eoceno medio (41 millones de años). La Antártida estaba tibia, pero los dinosaurios criaban malvas hace mucho tiempo ya.

Entonces, ¿qué pueden ser esas estructuras? Lo primero es ver dónde están, cosa que el informativo ruso no revela. Varias de las imágenes que muestran corresponden al pico Schatz, bien documentado, en el Macizo Vinson, las montañas más altas del Polo Sur. Otras son apilamientos de nieve como el que se ve en esta foto. ¿Por qué no toman forma de conos o dunas? Porque la nieve, a diferencia de la arena, se compacta y forma costras duras a las que el viento pule dando estas formas regulares. Lo mismo ocurre con la piedra: estas formaciones se denominan nunataks y son bloques emergentes por encima de un glaciar. Sus formas varían, pero generalmente son angulosos y contrastan bastante con el resto de rocas redondeadas por el hielo. Si el glaciar aún existe y asoman por sí solas en una llanura, el aspecto es totalmente antinatural.

Por último, otro de los sitios mostrados como “emplazamientos sin identificar” es el nunatak Utsteinen, en los Montes Tanngarden. Es difícil que esta formación sea una pirámide sin documentar, sobre todo porque hay una base científica construida en su falda (la base belga Princess Elizabeth, totalmente alimentada con turbinas y placas solares). Junto al Utsteinen se ve otra de las pirámides, esta en estilo maya con templo en la parte superior. Veamos la foto presentada en la noticia:

Pirámides?

Y ahora dentro de contexto, una foto de la inauguración de la base belga:

Desde la base Elizabeth

Está a 200 metros andando después del cóctel de bienvenida. No creo que esté inexplorada.

En resumen, no. Estas no son las ruinas antárticas que buscas. Si las hay, estarán en algún lugar más remoto; serán mucho más antiguas de lo que dicen los telediarios, y la revelación que puedan plantear será tan fascinante como aterradora: que hubo otras razas inteligentes en la Tierra en los incontables eones de la historia de la vida, pero no tenían nada de humanos. Ah, ya me gustaría.

*El punto más grueso se encuentra en un lugar llamado cuenca subglacial Astrolabio. Allí, la columna de hielo es de 4.776 metros de espesor.

Comparte!