ultradensoUn descubrimiento que llevaba tiempo en el cajón de “manipular con cuidado” era el de ciertos exoplanetas descubiertos desde hace unos años, cuyos datos eran como mínimo confusos. La detección de exoplanetas suele hacerse con métodos indirectos, como distorsiones en la órbita de la estrella a la que circundan o cambios de brillo de esta (provocados por el tránsito del planeta); así, su interpretación juega un papel importante. El caso es que algunos de estos mundos, del tamaño (estimado) de la Tierra, debían tener una masa (estimada) tan grande que sólo podía explicarse con una esfera tan densa como el hierro. Como ningún proceso de planetogénesis conocido podría dar origen a esta Tierra metálica, la otra opción era un error de datos.

Sin embargo Olivier Grasset (de la Universidad de Nantes, Francia) ha propuesto una explicación interesante: esos mundos serían núcleos fósiles de gigantes gaseosos -tipo Júpiter o Neptuno- liberados de sus capas exteriores por una aproximación orbital extrema a su estrella original. La atmósfera gaseosa y el manto de hidrocarburos serían arrancados dejando el núcleo metálico expuesto, del tamaño de un planeta rocoso normal pero con una composición extremadamente compacta.

Super-dense celestial bodies could be a new kind of planet, artículo en Nature.

Visto en io9.

Comparte!