Esto sí que parece un artefacto alienígena: es una especie de globo (las superficies son en realidad compartimentos llenos de helio y sostenidos por ligeros bastidores de fibra de carbono, con lo que la estructura es aerostática) que se mueve no con el movimiento de aspas o aletas, sino dándose la vuelta del revés. Lo ha desarrollado la compañía alemana Festo y se ha presentado en la Feria de Hannover.

Visto en New Scientist.