Una duda que siempre me he planteado: ¿Por qué el color caqui (tan usado en prendas militares y de aventura) es ocre verdoso y no anaranjado como el caqui (la fruta)? ¿Por qué no le llaman color kiwi, por ejemplo, que le pega más? Bueno, en este caso la respuesta es simple y rápida: aunque se llaman igual, son dos cosas con una etimología completamente diferente.

El caqui como fruta, es decir, el fruto del Diospyros kaki, es de color rojo anaranjado y su nombre procede del japonés kaki. El género Diospyros está distribuido por distintas partes del globo -principalmente regiones tropicales- y no solamente nos da el caqui sino también la oscura y densa madera que llamamos ébano. De otra especie de caqui procede el nombre persimon, del lenguaje Powhatan (de los indios algonquinos de Norteamérica) que significa fruto seco, porque con él se hacen una especie de orejones en conserva. Sin duda habréis probado los persimones, que se han hecho populares en el mercado porque no hace falta comérselos podridos.

El caqui tiene un elevado porcentaje de taninos (proantocianidinas) en su carne, lo que lo hace extremadamente amargo. El amargor desaparece cuando el fruto madura, convirtiéndose en una bolsa rellena de pulpa gelatinosa y rica. El problema es que este estado de madurez está a horas de distancia de la putrefacción; en cambio, el persimón se puede comer tranquilamente en estado sólido ya que ha sido tratado químicamente con etanol para retirar la astringencia. Hay variedades no-astringentes también.

Otro de los taninos de la pulpa inmadura, el shibuol, se polimeriza en contacto con un medio ácido. En el estómago esto puede significar que se nos forme una pelota sólida de carne de caqui y otras cosas que hayamos comido: un fitobezoar de tamaño variable y duro como el ébano, que puede salir del cuerpo de dos maneras (ninguna de ellas agradable)*. Por ello se recomienda comerlos de a poquito y con algo en el estómago.

El color caqui, en cambio, deriva del término hindi khaki que significa “polvo“. Por lo visto los uniformes del ejército colonial británico afincado en la India eran blancos, lo cual daba no pocos problemas de visibilidad en combate… demasiada visibilidad, digamos que los ingleses eran un blanco fácil (igual que este chiste). Por no hablar del aspecto de los oficiales después de unos días de marcha o combate por los polvorientos caminos; sin duda algo muy poco adecuado al estilo de los soldados de Su Graciosa Majestad. Así que, cansados de tanta lejía, decidieron restregar de polvo a priori -suciedad preventiva que se diría- y más adelante se proveyeron de uniformes con ese color de tela. En 1848 los uniformes del ejército británico en la India ya eran caquis, y el color se hizo popular muy pronto. El tono también variaba para adaptarse al terreno: en la I Guerra Mundial se usaba un caqui más verdoso, y actualmente hay una amplia gama de caquis lisos o en trama de camuflaje.

Así pues, una cosa y otra no tienen nada que ver. Sin embargo… sí existe el color naranja caqui, que sería algo así.

Huge gastric disopyrobezoar: A case report and review of literatures, World Journal of Gastroenterology; un bezoar de 20x7cm. por comer caquis verdes OH DIOS OH DIOS