Glen A LarsonHoy se nos ha ido un grande del mundo del cine, grande en cantidad si no en calidad pero ¿acaso eso no cuenta? Glen A. Larson, el productor de series como El Virginiano, El Hombre Nuclear, Galáctica, El Coche FantásticoComisario Lobo, Automan, Manimal… y tantas otras que acompañaron nuestros años mozos. Entre él y Stephen J. Cannell configuraron la tele tal como la conocemos (o al menos la conocimos en los ’80). Por ejemplo, si no fuese por él Indiana Jones tendría la cara y el bigotazo de Tom Selleck, que había sido escogido por el dúo Lucas/Spielberg para el papel e incluso rodó algunas pruebas. Pero Larson le ofreció el papel protagonista de Magnum, P.I. y Selleck no se lo pensó dos veces.

Se le puede achacar falta de creatividad, guiones baratos, un montón de pecadillos que eran propios de cualquier producción de la época (antes las series de TV no eran lo que ahora; eran peores que los largometrajes de cine. Increíble, verdad?) pero lo cierto es que sentó las bases de lo que es la industria ahora. Battlestar Galactica fue la serie más cara de la historia durante mucho tiempo, y la historia original -a pesar de ser un intento de aprovecharse del éxito de Star Wars– tenía mucho mérito. Soy de los que piensan que el guión original de Larson ofrecía muchas más posibilidades (el origen de los cylones, su estructura social, el contacto con las Doce Colonias, los misteriosos Serafines) que el pretencioso remake de hace unos años en el que fue contratado como consultor. Lo cierto es que desde los 90 Glen estaba en horas bajas, aunque no paraba.

Buen camino, Glen. Que lo que venga sea menos cutre, pero igual de optimista que lo que tú has creado.

cylon-crying

Comparte!