Publica New Scientist que han descubierto unas huellas en New Brunswick, (Canadá) de reptiles primitivos! La gracia del hallazgo es que estas icnitas -posiblemente de Hylonomus– quedaron grabadas en el barro del Carbonífero -hace 320 millones de años- en una zona que quedaba alejada de la costa unos 500 kilómetros.

El concepto actual acerca de la conquista de la tierra firme por los vertebrados asigna el mérito a los primeros anfibios, pero el problema de su método reproductivo (que necesita charcas para incubar los huevos) hacía difícil la penetración hacia el interior del megacontinente Pangea. Las costas y las áreas fluviales estaban sembradas de selvas húmedas, pero más allá la circulación de las corrientes de aire mantenía un árido desierto. Estos secarrales fueron conquistados por los reptiles, que aún viven muy a gusto y bien adaptados en estos ambientes.

El hallazgo remontaría la actividad de los reptiles “pioneros” mucho más de lo que se estimaba, si bien la colección de huellas (dejadas por algo similar a una salamanquesa en lo que posiblemente fuera una charca aluvial) es un dato puntual. Pero cuidado: las icnitas fósiles son poco fiables. Otra criatura que podría haber dejado huellas en la misma plancha es Dendrerpeton, un anfibio… tal vez esta muestra sólo confirma la existencia de bosques húmedos tierra adentro.

Comparte!