t3_toolkit_90x36


Faltan unos cuarenta años…

Eso decía el soldado Reese en Terminator, y eran los ochenta… recientes noticias han aparecido como por casualidad en el mundo de la robótica. Una, es el pequeño robot con ruedas-oruga y ametralladoras que se planea fabricar para la pacificación de zonas conflictivas.

Otro, que no ha salido en las noticias, es el microhelicóptero dotado de cámaras (y, eventualmente, armamento ligero) para “supervisión de conflictos urbanos”. Este aparato es un objeto de menos de un metro de largo, en forma de cuña y por supuesto con hélices como medio de propulsión. Su capacidad para alcanzar fácilmente cualquier área (ya sea a nivel del suelo o elevada) le convierte en un “chivato” perfecto, y con armamento podría neutralizar francotiradores o tiradores aislados.

Y pasamos al tercer invento: unas piernas robóticas que emulan el mecanismo orgánico de “caída”, con un tremendo ahorro de energía para el desplazamiento (de hecho, nosotros andamos dejándonos caer hacia adelante. Las actuales piernas mecánicas funcionan con pistones y consumen diez veces más energía que nosotros). Ver estos miembros metálicos avanzar es algo espeluznante.

Sin duda, son el componente ideal para los robots armados, cuyas orugas son incapaces de sortear obstáculos como escombros y demás restos comunes en un escenario de guerrilla.

Creo que le vamos a dar todo el trabajo de I+D ya hecho a Skynet…

Comparte!