det_batmanDespués de ver y criticar la reciente Batman Begins con mi amigo Lucas, me he puesto a elucubrar sobre esta película y el comic de Frank Miller, del cual está evidentemente influenciada. Es una obra interesante y un giro especial a un clásico, pero ¿Es realmente Batman? En este filme se pierde la sensación del héroe poderoso en las sombras, y vemos a un tipo traumatizado, en principio bastante lelo y frustrado. Una y otra vez es derrotado en astucia y poder por sus enemigos, que ya no son villanos de maldad concentrada en un personaje, sino una corrupción generalizada y omnipresente que invade su ciudad, su empresa y su casa.

Todo muy realista. El problema está en que yo no leo/veo Batman para analizar la realidad sino para escapar de ella. Para creer que lo malo puede ser segado con limpieza y sin consecuencia de la faz de la Tierra.

Aplicando esto al cine local, vemos que la tendencia es que: -si hay un héroe, tiene que ser una comedia. Como los buenos no existen (o son fachas), el mundo está jodido y seguirá estándolo porque somos unos estúpidos impotentes, pues burlémonos del tema y encima quedamos como listos. Sí a Torrente, sí a Mortadelo y Filemón.

No podemos tener un Superman español (y generalizaría: latinoamericano) porque asumimos de origen que somos unos fracasados. Esta penosa presunción es el lastre que, en otros campos, provoca el “que inventen ellos“, “eso…es una gilipollez yanqui” (lo que sea, en dos años estará triunfando aquí), “aquí no se puede hacer eso“…

Pero claro, es la pescadilla que se muerde la cola, si alguien presentara un héroe auténtico para una producción nacional que no fuera una comedia soez o un clon de Scream… ¿pasaría los filtros de las productoras? Hm! Interesante pregunta! Alguien está dispuesto a probarlo? Algún héroe de verdad para asociarse con uno de ficción?