Contemplad esta maravilla: una capa -que se exhibe ahora en el Victoria and Albert Museum de Londres.

El tejido, delicadamente bordado, es producto del trabajo de artesanos dedicados y de más de un millón de arañas doradas de Madagascar (Nephila madagascariensis), que proveyeron los hilos para tejer esta seda. Del tamaño de una mano y casi ciegas, estas arañas dependen del tacto y de una tela supersensible para llevarse a la boca sus moscas de cada día. La seda de araña lleva tiempo siendo estudiada por los científicos por su resistencia y flexibilidad, pero esta es la pieza más elaborada hecha por el hombre con este material.

Web del Victoria & Albert Museum.
Visto en Short Sharp Science.