La semana pasada estuve unos días de viaje por la sierra, uno de esos periplos de reflexión y autodescubrimiento. Bueno, más bien, para no agobiarme con mi situación de parado de larga duración como se dice ahora.

Así que me monté en mi Peyotito y salí camino de los parajes de la sierra de Grazalema, parando donde hiciera falta.

Senderismo

Lo cierto es que esta vez iba preparado y desconfiando de las estimaciones de distancia y tiempo en los senderos preestablecidos por la Junta de Andalucía; aunque he de decir que son bastante aproximados.

En uno de los primeros sitios, Sierra Elvira cerca de Granada, me encontré -en medio de un secarral repleto de ensordecedoras cigarras- este siniestro pozo lleno de conejos muertos flotando:

pozo de conejos

 

Pausa refrescante en el embalse de Cubillas, de frescas aguas turquesa y rodeado de grandes pinares. Da un poco la impresión de uno de aquellos mares someros del Jurásico centroeuropeo, parece que en cualquier momento vas a ver un Archaeopteryx en una rama. Estos lugares son relajantes (sin dinosaurios):

embalse de Cubillas

Tal vez no sea un dinosaurio, pero esta enorme tortuga “Morrocoyo” (Trachemys dorbignyi) compatriota mía, es un  monstruo devorador. Aquí se echaba tranquilamente una siesta, tapándose los ojos con la garra.

tortuga al sol

Siguiente parada: la laguna de Fuente de Piedra, el refugio de flamencos más grande de España. Con el régimen de lluvias actual, la laguna estaba que se salía (literalmente)

Fuente de Piedra

compárese con el estado que tenía en el verano de 2003 (la foto está tomada un poco más atrás):

Fuente de Piedra

Sequísima.Vaya con el cambio climático. Además, donde está el árbol han hecho un centro de interpretación muy bonito. El 10 de agosto próximo empiezan a anillar los pollos de la colonia, que se estima en 20.000 parejas.

Siguiente parada: El desfiladero de los Gaitanes!

Este cañón, excavado por el río Guadalhorce, está en Málaga y alberga el Caminito del Rey de infausta fama: un pasaje de hierro y hormigón en desuso enganchado en las paredes del cañón -como paso para los obreros de la hidroeléctrica- que se ha convertido en sitio de paseo para deportistas extremos y con frecuencia escenario de accidentes y caídas. El desfiladero en sí tiene unos diez metros de ancho y hasta 700 metros de caída vertical.

Ya había visto su acceso por la parte de la Central eléctrica, pero quería ver el otro lado: la entrada, a la que se accede desde la pequeña central del Gaitanejo. Para llegar a ella, hay que ir al embalse de Guadalhorce y entrar por un túnel de 180 metros que atraviesa la montaña hasta salir a un sendero que lleva al Gaitanejo.

Al poco rato y atravesando la Central, puede verse la garganta alzándose en torno al Guadalhorce, que es bastante rápido en esa zona. El “Caminito” es esa pasarela que se ve en la parte inferior (picad la foto, que se agranda).

Tajo del Guadalhorce

Al llegar ahí, una puerta de hierro soldada impide el paso a los inconscientes. Al otro lado veríais esto: un sendero bastante más intacto que en el otro lado de la garganta. Pero no se debe hacer a pelo: incluso llevando cuerdas y anclajes, la gente se mata ahí.

Caminito del Rey

Y ahí acaba la visita. No? Un momento. No. Hay unas escaleras…

Caminito del Rey

Dios, estas pozas estrechas con agua corriendo bajo el suelo son una pesadilla de mi infancia! Debe ser como caer por un inodoro.

pozo horrible

Esta cueva parece más agradable. Además tiene una cascada dentro…

Cueve eléctrica

Maquinaria de la presa. Esto parece una pantalla del Wolfenstein.

Máquinas

Vista del Caminito desde el nivel del torrente. Suficiente como para hacerse pupa, aunque la garganta en sí es cuatro veces más alta.

Caminito del Rey

Cae la noche! A buscar refugio para dormir. Mañana más…

 más fotos de todo esto en mi Flickr y en la Galería (desparramadas por las categorías)noche en la sierra

Comparte!