farmacia

Hace unos días haciendo cola en la farmacia (obviamente en busca de antigripales) me encontré con esto:Frasco de tribulus

(No era exactamente el frasco, pero más o menos). Vendían un extracto de Tribulus terrestris como potenciador sexual. Tengamos en cuenta que Tribulus es el nombre linneano del abrojo de playa, esa plantita que suelta sus semillas llenas de espinas para que se propaguen enganchándose al pelo de los animales.

También es un vegetal odiado por aquellos que van descalzos o con chanclas, ya que el abrojo enganchado en la piel desnuda se clava y duele. De hecho el nombre procede del antiguo nombre latino aperi oculum, “abre los ojos” porque ya sabemos que los romanos iban con sandalias y se ve que esto les jorobaba bastante. El nombre científico Tribulus se refiere a un arma de hierro romana también, una especie de tetraedro hecho de espinas que algunos conocemos como “clavos Miguelitos“.

una especie de TribulusLo cierto es que el término “abrojo” abarca otras especies, todas usando el mismo mecanismo de pinchos para dispersarse. Aquí nos referiremos estrictamente al abrojo común de cinco puntas, T. terrestris -aunque  el que se ve en el dibujo es T. cistoides, pero prácticamente es igual- Bueno, resulta que esta plantita acumula en su raíz y sobre todo en sus meristemos (o sea los frutitos armados de pinchos tan dañinos) unas sustancias denominadas saponinas esteroideas.

Estas saponinas, a través de un mecanismo hormonal, provocarían un incremento en la producción de testosterona; con lo cual la ingesta del fruto (seco y reducido a polvo) potenciaría la actividad sexual, la producción y calidad del esperma y el desarrollo muscular: de ahí las llamativas etiquetas de este producto herbal.

Abrojos (meristemos)El tríbulus ya se usaba en medicina ayurvédica -donde se le conoce como gokshura– para enfermedades de la vejiga y problemas digestivos. Fueron los búlgaros que lo popularizaron en Occidente hacia los ’70, cuando hicieron correr la leyenda urbana de que sus deportistas ganaban medallas olímpicas no por hincharse a anabolizantes, sino por el consumo habitual de este suplemento.

La realidad es que los resultados de laboratorio son más bien contradictorios y poco conclusivos en cuanto a su poder para incrementar la testosterona. Pero bueno, como esta planta está por todos lados, quien quiera probarlo puede recoger su propia cosecha!

Por otra parte, el abrojo enorme conocido como bardana menor (Xanthium strumarium) que es mucho menos dañino con la carne que con las ropas, es diurético y depurativo, pero con una tisana de hojas. Y la causa por la que siempre me compro las botas de cuero, no de ese falso Gore-Tex que se lleva ahora.

Un artículo que explica el origen del Velcro a causa de los abrojos, en acercaciencia.com

Comparte!