Robótica extraña

Los robots apenas están dando sus primeros pasos hacia la I.A. autónoma y ya van perdiendo aceite y cojeando. La nueva unidad experimental KOBIAN de la universidad de Waseda (Japón) es una combinación de robot bípedo humanoide (multi-motorizado y de movimientos fluidos aunque lentos) y del androide WE-4RII de representación gestual; se supone que incorpora una mímica expresiva que en el futuro podría facilitar su interacción con humanos. A mí se me hace algo terrorífico, sobre todo a partir del segundo 50 del video.

¿Resuelto el enigma Tunguska?

Lago Cheko, en TunguskaBueno, el título es sensacionalista porque no han resuelto nada. Pero, después de 99 años, una expedición italiana ha encontrado lo que parece ser el cráter abierto por la explosión del evento Tunguska, uno de los pocos misterios que aúnan a científicos y paracientíficos, ya que nunca se ha sabido bien qué podía ser y todas las hipótesis son fascinantes.Para resumir, el 30 de  junio de 1908 algo explotó en los bosques ribereños del Podkamennaya en Tunguska (Siberia), algo que liberó 15 megatones de energía y devastó la zona, afortunadamente despoblada. Los relatos de cómo se notó el evento rivalizan con las descripciones de la erupción del Krakatoa… pero nunca se supo qué había pasado. Las teorías son variopintas: un cometa, un asteroide, un trozo de antimateria, una minicuerda cósmica, un agujero negro, una nave extraterrestre, un fallo de una prueba de Nikola Tesla, etc. No hay residuos sólidos ni radiación residual, aunque sí se liberó energía térmica. Y nunca hubo un cráter, porque se buscaba en el epicentro -que era donde apuntaban todos los troncos de árboles caídos por la explosión.La expedición actual,  dirigida por Luca Gasperini, apunta a que el cráter puede ser el fondo del lago Cheko, y que el ángulo de entrada del objeto dejase más una marca de arrastre que un cráter redondo. Si esta hipótesis es cierta, en el fondo del Cheko puede haber un gran asteroide, o las trazas químicas de un cometa, o… o Nikola Tesla criogenizado en una nave espacial con el motor de antimateria roto! Veremos.Por cierto, hablando de casualidades: hoy mismo ha entrado en erupción el Krakatoa. Nada grave, como la última vez… el mismo año que Tesla inventó el motor de corriente alterna.La noticia en National Geographic.

Preciosos.

Improntas de temnospóndilos en el fangoOtra de huellas, y no es que las vaya buscando; las cosas de este universo vienen hiladas, casi siempre de tres en tres… bueno. Esta losa proviene del Carbonífero de Pennsylvania y muestra las huellas que unos anfibios dejaron al sestear al sol en la barrosa orilla de algún río o lago. No aportan gran cosa y ni siquiera son gigantescas (unos 30 cm.) pero resulta conmovedor ver la marca de una actividad tan familiar en el cuerpo de algo que vivió hace 350.000.000 de años. Hace diez millones de generaciones. Lo digas como lo digas, resulta incomprensible.

Leído en Paleofreak.

Con plumas

Sinornithosaurus millenniiPor favor, abrid el link que tiene la foto y disfrutad con el precioso detalle y textura de este Sinornithosaurus de los yacimientos de Liaoning, China. Las calizas son tan finas y el sedimento posado tan delicadamente que el animal parece recién atropellado.Éste es uno de tantos dinosaurios avianos  que se están descubriendo en China, pero el caso es que tal vez sean más comunes de lo que parece. El clásico y tan querido por los niños de todas las edades Velociraptor mongoliensis, cuyos fósiles se conocen hace poco menos de cien años, pudo tener pelusilla: un estudio publicado en Nature analiza las marcas de la raíz de las plumas en los huesos del antebrazo, y concluye que este pequeño depredador <modo Chiquito> perdía más plumas que el edredón de Espinete JARRL! <fin de modo Chiquito>Un artículo en castellano en Paleofreak.

Creo que, en el fondo, siempre lo supe

Pues esto…

Las matemáticas sugieren que los universos paralelos existen
Un estudio realizado por un equipo de la Universidad de Oxford dirigido por David Deutsch sugiere que la teoría de los universos paralelos múltiples propuesta por primera vez en 1950 por el físico Hugh Everett podría explicar ciertos aspectos de la
mecánica cuántica que vienen trayendo a los científicos de cabeza desde hace tiempo.

En el modelo propuesto por Everett cada vez que se explora una nueva posibilidad física el universo se divide; es decir, cada vez que algo puede resultar en distintas opciones alternativas el universo se divide y cada una de estas opciones tiene lugar en su propio universo.

Visto en Microsiervos.