Va y me llega este correo a mi buzón:

Lo primero que se me ocurrió fue que no era una invitación cordial sino más bien imperativa. Lo siguiente fue un razonamiento lógico: en el mundo hay cinco millones y medio de parados españoles, pero sólo 470.000 Loxodonta africana. ¿Por qué, pues, no organizar eventos deportivos más sanos y ecológicos?

 Pero resultó ser publicidad de Paradores Nacionales. Así pues he podido declinar amablemente la oferta y seguir con lo mío.