A finales del mes pasado un robot sonda diseñado por el ingeniero Rob Richardson de la Universidad de Leeds (Reino Unido) y sus colegas, se arrastraba por un misterioso túnel en la pirámide de Keops para descubrir algo aún más raro: una especie de bloque con goznes que podría ser la puerta a una cámara secreta. No es la primera vez que se habla de túneles ocultos en las pirámides, pero sí que resulta curioso lo que la cámara registró allí dentro.

Las pirámides egipcias -y concretamente la de Keops que es la mayor y más famosa, utilizada por este faraón de la IV Dinastía- son tal vez los monumentos funerarios más espectaculares conocidos, enormes colinas artificiales de caliza cuya construcción es una proeza de tal magnitud que todavía se plantean hipótesis variopintas acerca de la tecnología utilizada. Lo que sí está claro es que los arquitectos egipcios tenían soluciones muy ingeniosas, que aún pueden verse en el interior del monumento: túneles de ventilación, cámaras de descarga, trampas mortales y pasillos accesorios a las tres cámaras funerarias principales, en las que por cierto nunca se halló ningún cuerpo; habían sido saqueadas centurias antes de que Belzoni o Petrie pudieran acceder a ellas.

Los llamados túneles de ventilación salen tanto de la cámara del Rey como de la Reina (ver esquema) en dirección a las caras Norte y Sur de la pirámide. Son misteriosos porque acaban bastante antes de llegar a la cara exterior: tal vez se trate de algún simbolismo relacionado con el Ba del difunto, el alma que se proyectaría hacia el exterior. Bien, en el túnel que partiendo de la Cámara de la Reina va a dar a la pared Sur -un hueco de 20×20 centímetros de apertura entre bloques macizos de piedra- el robot que comentamos antes atravesó un bloqueo que se había localizado en 1993 (una losa con pernos metálicos, que fue taladrada al fin en 2002) y grabó imágenes que no habían visto la luz desde la época de la construcción del monumento…

Lo que se ve son marcas y jeroglíficos en pintura roja, probablemente marcas de cantero intraducibles, aunque el símbolo que se ve en primer plano se parece demasiado para mi gusto al chevron de la Tierra que aparece en los Stargates:

En fin. Más allá de estas marcas había otra losa de cierre; el paseo del robot fue corto. Sin embargo tuvo tiempo de dar la vuelta y filmar la parte trasera del primer cierre y sus pernos metálicos, singulares porque no aparecen en ninguna otra estructura conocida de la Gran Pirámide:

Este bloque de cierre aparece muy bien acabado y pulido, y los herrajes demasiado bonitos para ser simples estructuras de sostén. Es posible que representen asas de puerta simbólicas (si seguimos la hipótesis de la “rampa de lanzamiento del Ba”). El bloque del lado contrario, por otra parte, es de factura más tosca. Dos posibilidades: según Zahi Hawass, podría llevar a una cámara secreta, de acceso bastante incómodo para un mortal (recordemos, el túnel de ventilación mide 20x20cm.). ¡Si esto fuera así, sería un hallazgo impresionante! La otra posibilidad es que el bloque simplemente sea un cierre estructural y el túnel de ventilación acabe ahí. Como la investigación prosigue, sin duda pronto sabremos más. Pero ¿qué puede haber más excitante que un túnel sellado bajo una pirámide?

Respuesta inocente: Dos túneles. Hace unos días la sonda robot Tlaloque I -diseñado por el ingeniero Armando Guerra Calva para el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México–  pudo asomarse a un pasadizo oculto a 14 metros de profundidad bajo el Templo de la Serpiente, una de las grandes estructuras piramidales que dominan la antigua ciudad de Teotihuacán. El túnel, visualizado anteriormente por georadar, tiene unos 120 metros y parece conducir a unas cámaras de algún tipo (funerarias?). La estructura fue cegada intencionadamente hace 1.800 años con escombros, rocas y lo que parecen ser fragmentos de esculturas que aún conservan pigmentos.

La razón de este bloqueo nos es desconocida, pero cabe la posibilidad de que intentaran proteger de la rapiña a lo que sea que se encuentra en el interior de las tres cámaras al final del pasillo. ¡De cualquier manera, en este caso el túnel es más antiguo que el propio Templo de Quetzalcoatl! Recordemos que los arqueólogos aún debaten sobre el origen y ocupación de la monumental Teotihuacán, cuya fundación era ya mítica para los pueblos náhuatl y probablemente se remonte dos mil quinientos años en el pasado.Una de las hipótesis es que la construcción que se alzaba aquí (y de la cual el túnel y las cámaras eran parte integral) fuese destruida y utilizada en parte para construir el Templo de la Serpiente y en parte para rellenar el túnel.

La información obtenida con la sonda ha permitido concluir que el túnel es susceptible de ser excavado, con lo que también tendremos noticias pronto de lo que hay al otro lado. No deja de ser curioso el paralelismo entre ambos descubrimientos, casi al mismo tiempo.

 

Artículo sobre el túnel de Keops en New Scientist.

Artículo sobre el túnel de Quetzacoatl en Huffington Post.

Vídeo del túnel de Teotihuacán en YouTube.

Comparte!