Todos sabemos que los delfines y ballenas paren a sus crías en el agua, pero ¿cómo resolvían el asunto los ictiosaurios? Estos reptiles con aspecto de delfín, totalmente adaptados al medio marino, no podían poner huevos bajo el agua como los peces. Por algunos afortunados fósiles sabemos desde hace mucho tiempo que los ictiosaurios eran vivíparos, y tenían a sus crías directamente en el mar. Fueron los primeros indicadores de que los reptiles mesozoicos eran algo más que lagartos sobrealimentados y primitivos.  Este Stenopterygius de Holzmaden (Alemania) es del Jurásico inferior, hace unos 170 millones de años:

Steno

El Steno era ya un ictiosaurio moderno, totalmente hidrodinámico. Aunque el fósil que se ve aquí -preparado a la antigua- todavía prescindía de mostrar su aleta dorsal y la cola en forma de media luna, más adelante se descubrirían ejemplares con marcas de tejidos blandos que demostraban el aspecto real del saurio, muy parecido a un delfín. Curiosamente, los ictiosaurios primitivos sí se parecían al concepto artístico del siglo XIX: lagartos con cuello diferenciado, aletas en lugar de patas, sin aleta dorsal y con una caudal en forma de hoz formada a partir del extremo doblado de la cola. Estos bichos ya llevaban tiempo en el agua, pero les faltaba un hervido para ser auténticos animales acuáticos.

Chaohusaurus

El Chaohusaurus (lagarto de ChaoHu) es un género de ictiosaurios primitivos que vivió hace 248 millones de años, en el Triásico inferior de China. Se conoce desde 1972, pero un nuevo fósil de los maravillosos yacimientos chinos nos muestra el momento exacto del parto de uno de estos saurios, malogrado tristemente:

parto-chahohusaurus

 

El fósil es de un adulto (parcial) y tres crías. En la foto puede distinguirse claramente el bebé ictiosaurio asomando y la cabeza de otro más atrás, entre las costillas de la madre. Claramente, un ejemplo de viviparismo antiguo. Pero ¿cómo se pudo fosilizar esto? En este momento la madre debía estar entre dos aguas. ¿Tal vez el animal estuviera moribundo y en el fondo, y quedara cubierto de lodo por algún corrimiento del fondo marino? Cabe otra posibilidad.

En el caso del Stenopterygius, la cría sale de cola. Pero el Chaohusaurus paría de cabeza, como los animales terrestres. Es bastante aceptable pensar que estos saurios aún se acercaran a la orilla en el momento del parto y luego empujaran a los pequeños al agua, una vez que hubieran empezado a respirar. Tal vez la hembra quedó varada y la marea la cubrió rápidamente de arena, a ella y a sus retoños.

Terrestrial Origin of Viviparity in Mesozoic Marine Reptiles Indicated by Early Triassic Embryonic Fossils, en PlosOne

Comparte!