Un grupo de investigación compuesto por la organización conservacionista Oceana, el Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CEAB-CSIC) y el Centro de Oceanología de Marsella acaban de dar a conocer una nueva especie de foraminífero muy singular, Spiculosiphon oceana. El organismo mide unos cinco centímetros, lo cual tratándose de un ser unicelular lo convierte en un auténtico gigante. El hallazgo se situa a unas 30 millas de la costa de Murcia, en la montaña submarina del Seco de Palos.

spiculosiphon

Los foraminíferos son seres gelatinosos como las amebas, capaces de fabricar conchas calcáreas de gran complejidad y belleza, que además constituyen gran parte del material que constituye las rocas calizas. Spiculosiphon, en cambio, fabrica su coraza con espículas de esponjas muertas que recoge del fondo marino. Asimismo, el organismo toma la morfología típica de una esponja carnívora. El exoesqueleto, que cubre todo el eje y también la corona bulbosa de un extremo, sirve de soporte para los pseudópodos (esos tentaculillos que son emitidos y absorbidos a voluntad por el foraminífero) que son usados para capturar presas y desplazarse por el agua.

Justamente por ese parecido morfológico, Oceana no descarta que se encuentren también en el Seco de Palos esponjas carnívoras como las que viven frente a las costas de Almería y Mallorca.

Artículo de presentación en Zootaxa.

Comparte!