Una escultura que representa un cráneo a escala muy detallado podría ser obra del gran Leonardo Da Vinci, según algunos expertos. Veamos cómo han llegado a esa conclusión.

Modelo de calavera atribuido a Leonardo da Vinci. Foto© K. Becker

El dibujo del cráneo de LeonardoLa pieza en cuestión fue adquirida por un matrimonio en 1987, en una tienda de antigüedades. Era aparentemente una representación en mármol de un cráneo humano, a escala 1/3, sin mandíbula inferior; por el estilo podría corresponder a una escultura renacentista, un memento mori o tal vez parte de una composición mayor. Aunque es extraordinariamente detallada tiene algunas anomalías anatómicas. Es parcialmente hueca, y se han labrado también con detalle las partes que dejan ver las fosas oculares y nasales.

La pareja, curiosa por saber el origen del objeto, contactó con Roger Saban, experto francés que la relacionó con un manuscrito anatómico de Leonardo da Vinci -concretamente el RL 19057 de la Colección Real del castillo de Windsor- sobre todo por esas anomalías que son coincidentes con el dibujo.

Se sabe que Leonardo fue un minucioso anatomista, pero la verdad es que por aquellos tiempos si había una pieza anatómica conocida por todos era el esqueleto humano, especialmente el cráneo. Y había partes que se representaban convencionalmente, de memoria, sin reparar demasiado en la auténtica posición anatómica, véase los huesos de la mano y pie, la caja torácica o las suturas craneales. Grupo de esqueletos en miniatura, Schatzkammer de VienaDe hecho el dibujo de Leonardo tiene la dentadura completa mientras que esta representación tiene un solitario diente*, más al estilo artístico de las calaveras que aparecen a los pies del calvario (recuerdo un diorama con esqueletillos de mármol y madera, en realidad un relicario que se encuentra en la Schatzkammer en Viena, aquí pongo una foto).

El caso es que al analizar la composición del “mármol” (que más adelante por el análisis espectroscópico se dijo que era alabastro de la cantera de Cipollone, en Volterra) se descubrió iridio en el material. El iridio es un elemento raro-raro, y resultó que la piedra era un composite de alabastro ágata molido y yeso. Ahora bien, otra de las investigaciones propias de da Vinci era precisamente la fabricación de piedras semipreciosas sintéticas, mistione (mezclas)** como las llamaba él, y este sería un ejemplo. Nadie que se sepa experimentaba con este tipo de materiales sintéticos, lo cual sería casi la confirmación de que esta pieza pertenece, no solo en forma sino en materia, a la mente genial de Leonardo.

CUÑAAOOOOO!

** Leonardo usaba los mistione para más cosas, pero lo de falsificar piedras preciosas era especialmente interesante. ¡Qué no hubiera hecho con unos botes de resina de polivinilo!

Oldest handmade skull in the world attributed to Leonardo da Vinci, en Springer-Medizin