¿Os acordáis de la publicación del año pasado que afirmaba haber descubierto unas bacterias que incorporaban arsenato en su ADN? Primero salió en toda la prensa, prácticamente afirmando que habíamos hecho el primer contacto y que había vida no basada en el carbono (lo cual era una exageración). Luego salieron algunos estudios que dudaban de la validez del análisis de la pobre Felisa Wolfe-Simon

Pues se están publicando más análisis (repetición de los experimentos de Wolfe-Simon) que han sido incapaces de encontrar la supuesta incorporación de arsénico. La investigación ya se da por inválida, mientras que la investigadora del NASA Astrobiological Institute sigue intentando probar sus resultados originales. Que igual a la larga resultan válidos. La Ciencia es así…