Bueno, ya estamos en el milenio tercero, segunda década. Otro año de paz y tranquilidad, a pesar de algunas minucias y percances, porque se puede estar mucho peor. Pero para que la cosa resulte festiva en lugar de deprimente, ¿por qué no mirar los cambios que ha habido en una centuria, es decir, el margen de vida que nos queda aproximadamente a los que están leyendo esto*? Juguemos a que esto es 1911. Sobre estas fechas mis bisabuelos emigraban desde Vigo a a una remota república de Sudamérica que parecía civilizada y prometedora…

Vuelo inaugural del primer hidroavión, 1911Tengamos en cuenta que el Titanic era sobre estas fechas un cascarón que estaban soldando en Belfast; hasta dentro de cinco meses no harán las pruebas de flotabilidad. La tecnología del futuro ya está mostrando la cara: el primer Rally de Montecarlo es el 21 de enero, e Indianápolis aparece en mayo. El avión empieza a tomar su espacio: el primer hidroavión hace sus pinitos en 1911, así como las primeras pruebas de correo aéreo.

Un coche en el Oeste americano. Ehrenburg, Arizona 1911El automóvil recorre el mundo, y los extraños choques culturales se dan con más frecuencia que en ninguna otra época del mundo: civilizaciones que viven ochenta, cien, mil años atrás se encuentran con la nave insignia de la tecnología occidental. No es probable que semejante desnivel cultural se vuelva a repetir jamás en la historia. La revolución industrial, el motor de combustión interna y dos o tres cosillas intrascendentes más han hecho saltar en cincuenta años a occidente, pero en medio siglo más la tecnología se habrá difundido hasta el último rincón de la Tierra.

Políticamente, México está en plena revolución con Pancho Villa dando la paliza; la crisis de Agadir incrementa las tensiones entre Alemania y Francia; Calcuta se convierte en la capital de la India (colonia británica, el mundo está lleno de colonias y protectorados europeos). Sun-Yat-Sen es elegido primer presidente de la República de China.

Se funda Chevrolet (de momento única competencia de la Ford en la fabricación de “automóviles”  y también la IBM como Computing Tabulating Recording Corporation que fabricaba relojes de fábrica, balanzas y cortadoras de fiambre.

Cataratas del Niágara congeladas en el famoso frío del 11-11-11


Roald Amundsen conquista el Polo Sur con un barco de madera y trineos de perros. Hiram Bingham redescubre Machu Picchu. Se efectúa el primer vuelo Londres-París sin escalas en 3:36′. Se baten records históricos de calor en verano, frío en invierno, y precipitaciones en la época de los monzones. Se inaugura la primera Conferencia Solvay de física y química, con la presencia de un jovencito Albert Einstein.

Picasso, La botella de ron, 1911En 1911 las tendencias más revolucionarias del arte eran el Futurismo italiano,  el Cubismo francés que estaba en plena madurez, y el Expresionismo alemán. Picasso y Braque trabajaban juntos en sus cuchitriles de París -renegando de los viejos maestros impresionistas que aún dominaban en las salas- Dalí estaba en el colegio, Munch pasaba en Oslo la crisis de los cuarenta a pesar del éxito cosechado y la Bauhaus era un sueño vago en la cabeza de Gropius.

Westclox, diseño de 1911

Pero la estética dominante en estos tiempos es el Art Nouveau y las mismas formas que dos décadas atrás: las casas pobres se adornan con láminas de obras clásicas, y las acomodadas con cuadros tradicionalistas. Pocos son los que se atreven con las vanguardias. En vestuario ocurre igual: si bien el traje masculino nos resulta reconocible, la ropa femenina -exterior e interior- es sobrecargada e incómoda. Los objetos domésticos son de metal y madera, marfil y porcelana, lana: el concepto de “material sintético” es exótico. ¿Plástico? ¿Se refiere usted a la baquelita? Tiene menos años en 1911 que las nanofibras de carbono hoy.

Niños trabajadores, Carolina de Sur 1912Aparte de la expansión de los aviones y coches nadie ve cambios importantes en el futuro, al cual se mira con la misma calma que siempre: sin embargo, conceptos sociales como la globalización, el melting pot (todos esos barcos llevando inmigrantes de un lado a otro, toda esa gente accediendo a información del otro lado del mundo…) empiezan a acelerarse. Las damas británicas montan un pollo ¡para conseguir derechos como los del hombre! Este absurdo movimiento conocido como sufragismo empieza poniéndolas a todas en la cárcel. El tiempo dirá si estaban equivocadas. La jornada laboral en las minas se reduce a 9 horas, niños incluidos… ¿por qué no van a colaborar ellos con la economía familiar? No pretenderá que unos pobres tengan estudios superiores. Por favor. La revolución bolchevique había sido un fracaso hace seis años (1905), Lenin escribe desde el exilio europeo, y todo apuntaba a que el futuro sería una brillante oligarquía tecnológica. Un invento de este año es la famosa pistola M1911, una semiautomática de calibre 45  diseñada por Browning que será adoptada por muchos países como arma reglamentaria. Todavía la usan.

Y esto, damas y caballeros, es el Año Once. Pocos podían imaginar el futuro, no ya de cien, sino de tres años después: los millones de muertos, el salto tecnológico, la gripe española, la revolución rusa, la Prohibición, el jazz, el charleston, los relojes de pulsera, la crema Nivea, los coches con starter, los aviones de metal, los tanques, la jornada de ocho horas, el salario mínimo. Tres años. Puah, esto ya parece un episodio de Érase una vez el Hombre.

* He dicho optimismo, ¡no? Pues esto no es ni siquiera la mitad de optimista de lo que parece. Y si no, ojo al parche.