carbia-1 carbia-2 carbia-3 carbia-4

Este verano la mecánica volvió a alterar mis planes. Esperaba estar más fresco en los húmedos bosques gallegos -porque Jaén en agosto es un infierno, con pinos o no- pero la casualidad quiso que por todos los puntos por los que iba a pasar se desencadenaran terribles incendios al día siguiente: Garganta la Olla, Pontevedra, Orense, otro por Gredos… pero en Cazorla, Segura, Castril o el Río Mundo, nada. Debo ser antipirético, como la aspirina.

Estos parques disponen de senderos mucho más amables para el visitante: en algunos hasta se podía ir descalzo, con señalizaciones claras y fuentes por todos lados. Hay que ser un inconsciente para meterse en apuros en estos sitios, como ya os demostraré. Las inmensas reservas de agua de esta zona estaban afectadas por la sequía, pero aún así los arroyos, pozas y cascadas estaban rodeados de una lujuriante, qué digo, lujuriosa, obscena vegetación. Días relajados de los que ya he puesto alguna foto. Próximamente, más cosas.

El Yunque