Aprovechando la actualización de WordPress (que es la herramienta que soporta esta página) a 2.9, he hecho algunos pequeños ajustes. Actualmente, consisten en un paso progresivo a CSS3, que permite hacer algunas cosas en el diseño que antes requerían complejas estructuras con imágenes y tal. La web tal como puede verse ahora casi no lleva elementos gráficos, pesa mucho menos y carga más rápido. Pero…

El problema está en los navegadores.  El CSS3 no está implementado por igual en todos los sistemas, así que hay una visualización más degradada según pasamos de webkit (Chrome/Safari) > Mozilla > Explorer 8 y 7 > resto. Aquí se puede ver cómo se visualiza un trozo de página:

Firefox 3.5.5Safari 4.0.4

Hay algunas diferencias, por ejemplo Firefox no puede interpretar los degradados – aunque el renderizado es más suave que en webkit. Explorer 8 no visualiza en absoluto CSS3: se sigue viendo la web como en 2005.

Hasta ahora la opción era hacer las páginas lo más simple posible para que se vieran todas igual. Es decir: condicionadas a las capacidades del navegador más débil, generalmente IE 6.

Desde la noticia de YouTube, Tweeter y otros sitios de que iban a abandonar próximamente el soporte para Explorer 6, parece que Microsoft se ha puesto las pilas y ha recomendado a sus usuarios actualizar a IE 8. ¿Por qué no? Es gratis! Igual que Mozilla 3.5.x o Chrome. No deja de sorprenderme que en una cultura en la que todos quieren tener lo último en tecnología, haya tanto abandono en cuanto a actualizarse el software de navegación por Internet. Así pues, la opción más lógica es permitir a quien tenga un navegador antiguo ver los contenidos de una página pero sin limitar las opciones más refinadas a aquellos que se pongan al día.

Toda esta perorata es superflua, de todos modos; pues sin duda el avezado lector de estas líneas tiene el más avanzado motor de navegación que le permiten descargar las night build. ¡Ay, si los coches fueran gratis también!