Se acabó llamarlo “Antropoceno“.

Todas las eras geológicas tienen su nombre: quién no conoce el período Jurásico o el Cretácico con su violento final, y a otros les sonará la época Pleistocena de cuando los humanos empezamos a dar problemas. Las últimas series, que vienen justo después, eran un poco difusas y se denominaba genéricamente “Holoceno” o reciente: los últimos diez mil años. También, dado nuestro egocentrismo y el hecho que aparentemente dominamos el planeta, se dio por llamarlo Antropoceno, “edad del Hombre“.

Estalagmita de MeghalayanLa última versión de la Carta Cronoestratigráfica Internacional de la IUGS divide la época Holocena (o Flandriense, o Postglacial) en tres edades: Groenlandiense, Northgrippense y Megalayano (puede que el nombre castellano no sea exactamente así, es que acaban de salir y lo he traducido más o menos).

Como todas las denominaciones estratigráficas, estas tres tienen que estar definidas o algún evento notable en sus límites (por ejemplo, muchos períodos acaban con alguna extinción masiva). En el caso del Megalayano, ciertas trazas detectadas en estalactitas de una cueva en Meghalaya (India) de ahí el nombre. No tiene tanto impacto como la caída del meteorito de Chixculub, pero hubo una sequía global que afectó a las nacientes civilizaciones desde Egipto hasta China. Tal vez la primera ocasión en que la cultura humana se enfrentó a un cambio climático.

Collapse of civilizations worldwide defines youngest unit of the Geologic Time Scale, en la web de la Comisión Internacional de Estratigrafía