COVID-19 1COVID-19 2 COVID-19 3

El confinamiento forzoso te lleva a ver cosas extrañas en Internet. Entre cadenas de mensajes, recomendaciones y memes, el tema principal de estos días -la pandemia que está alterando el funcionamiento de la sociedad humana- roza la obsesión.

Tampoco es que preste mucha atención, pero me resulta raro que nadie haya asociado aún al virus con los alienígenas ancestrales, así que he tirado de la fabulosa saga de Antarcharán (Aster Sheran en la versión sosa de los Raelianos) contada por el gran Carlos Jesús, más la base de toda historia fantástica: “¿Y si…?

Algún detalle real hay. Nuestra Galaxia realmente está torcida (el disco de acreción tiene forma de ala de sombrero) y sí, siempre está alineada con su propio eje. Y el nombre del virus es SARS-CoV-2, COVID-19 es la enfermedad. Sin duda, si el Comando Aéreo Estratégico y el NORAD se dedicaran a fabricar sistemas de control de la población y a desactivar los genes que nos colocaron los Annunaki en su momento, la mejor forma sería un virus. Pero SAC-NORAD sólo existe en el universo de Sarah Connor.

En esa guerra prolongada contra las máquinas que mantenían los Connor, el papel higiénico puede volverse una valiosa moneda de cambio; para la pandemia de 2020, acaparar rollos de Scottex es una gilipollez. También he visto carros llenos de yogures y leche; más de un abuelo que ha vivido la Guerra Civil y las restricciones de verdad le debería dar un coscorrón a sus hijos/nietos: “¡Compra arroz y garbanzos y chorizos secos, imbécil!”. Lamentablemente, olvidamos la Historia incluso cuando ya se está repitiendo.