termolábil-comic-1 termolábil-comic-2 termolábil-comic-3

Un vídeo que he recibido mostraba a un señor que afirmaba que se podía eliminar el coronavirus de las zonas donde primero se asienta, es decir, en las mucosas de nariz y garganta, mediante inhalaciones de vapor caliente. (Lamentablemente no puedo poner el enlace a Youtube, porque lo han retirado).

El caso es que tiene sentido: parece que el virus no tolera muy bien el calor, y una temperatura de más de 37º lo acaba degradando (al menos en cultivos in vitro; lo que pase dentro de la célula es diferente, porque de hecho nosotros rondamos esa temperatura interna). El problema es que el vapor se enfría rápidamente al pasar por las vías respiratorias, y sólo estamos aportando humedad, que es algo maravilloso para hacer proliferar cualquier microorganismo.

Claro está que para desinfectar exteriores esto estaría bien, pero como indicamos antes, el cuerpo humano tiene la manía de mantener una temperatura constante en su interior. Dentro de una sauna a 80º seguiremos estando a 36.1º-37.2º, pero si nos ponemos algo metálico (digamos una pulsera) nos puede llegar a hacer una fea quemadura. Todo virus que hubiera penetrado al organismo estaría igual de protegido que el resto de nuestras células.

De la noticia, lo que más me chocó al oírla es que el médico indicaba que ejercía de ginecólogo en Almería. Sin embargo, el uso de ciertas palabras (“lavandina” en lugar de lejía y “tapabocas” en vez de mascarilla) indicaban que o bien estaba internado en un ghetto o ya llevaba muchos años fuera de la provincia. Esto no invalida lo de los vahos, pero al menos a mí me enciende la lucecita de alerta.

La noticia en el IDEAL de Almería y en Maldita Ciencia.