Siri-2

El problema de Siri -no conozco Alexa o Cortana, aunque en HALO era interesante- es que no se crea una IA en tu cuenta que se manifieste a través de los dispositivos, sino que cada cacharro genera un Siri diferente. Esto es un handicap para el aprendizaje de la criatura y una molestia para el usuario.

Y el aprendizaje es fundamental. Yo casi no la uso para otra cosa que no sea controlar el arroz y alguna navegación, porque es tonta: la mitad de las veces acabo gritando a una máquina, lo que no es sano. Cierto, tengo puesta la voz de hombre al teléfono para no confundirla con los asistentes de conducción de Google y Waze (es Waze la que tiene un tono estúpido?).

Por cierto, Apple, si quisieras sacarme dinero, nada de juegos tontos ni apps redundantes: dame una voz de Siri imitando a Douglas Rain -la voz de HAL 9000 en 2001: A Space Odyssey). Pagaría gustoso. Además, vaya giro de argumento: una IA imitando a un hombre que simulaba una IA. También me vale la de Tom Kenny (HUE, en Final Space) siempre y cuando me deje coger galletitas.
Ambas IAs derivan su nombre (HAL= computador Heurísticamente ALgorítmico y HUE que es una parodia= Entidad Heurística Unificada) del término que define la capacidad de aprender de la experiencia, cosa que Siri y sus colegas están apenas empezando a hacer.

Esto no solo demuestra lo precario que es aún nuestro conocimiento de sigloveintiuneros (pobre HAL, lleva veinte años de retraso) en ámbitos científicos, sino que también derriba uno de los posibles escapes a la muerte que también se insinuaban en 2001: transferir nuestra consciencia a una máquina para perpetuarnos ya sea en un sistema virtual o en un robot.

Porque en Siri vemos lo que pasa cuando se duplican los datos de una (proto)mente: se generan dos Siris idénticos que empiezan a divergir en el momento de su creación en dos personas diferentes. La pregunta es: si copio todos mis datos a un soporte electrónico (memorias, comportamientos, todo lo que hay en mis sinapsis cerebrales) y me muero, yo estaré muerto? Mis amigos sufrirán una versión indistinguible de mí y no notarán la diferencia, pero yo…? Y si hago dos copias, cuál de los tres seguirá siendo yo?

Sólo podemos conjeturar. Ni siquiera está claro que haya un yo unificado o un cúmulo de subrutinas, por así decirlo. Y de hecho, el tejido biológico se va sustituyendo por deterioro, así que imperceptiblemente el soporte wetware (este cuerpecillo húmedo que llevamos) va cambiando piezas. Si todo lo que formaba parte de mí hace diez años se ha ido por el inodoro, ¿aquel yo ha muerto? ¿Soy una versión copiada y reinstalada en algún momento mientras dormía?

Plus freaky: la tipografía en los globos de los tres Siris es la Chicago, el primer tipo de letra de sistema de Apple. Las frases irritantes también son © Apple, Inc.