Los robots apenas están dando sus primeros pasos hacia la I.A. autónoma y ya van perdiendo aceite y cojeando. La nueva unidad experimental KOBIAN de la universidad de Waseda (Japón) es una combinación de robot bípedo humanoide (multi-motorizado y de movimientos fluidos aunque lentos) y del androide WE-4RII de representación gestual; se supone que incorpora una mímica expresiva que en el futuro podría facilitar su interacción con humanos. A mí se me hace algo terrorífico, sobre todo a partir del segundo 50 del video.