Ptahmes fue un alto funcionario de la administración faraónica en el Egipto de Usermaatra Setepenra* Ramsés Meriamón, más conocido por Ramsés II, tal vez el faraón más emblemático del Imperio Nuevo. Como buen funcionario, se pudo permitir una hermosa tumba con vistas a la pirámide escalonada en Saqqara, que fue descubierta en 1885 y luego extraviada.

¿Cómo se puede extraviar una tumba? En Egipto esto es común. Se excava, se vuelve a tapar y -hasta hace muy poco tiempo- se olvida el sitio exacto donde estaba. El caso es que la sepultura de Ptahmes se volvió a descubrir en 2010: nombrada como Tumba II.x del Bubasteion, que son los hipogeos dedicados a la diosa de los gatos. De hecho, aún no se ha hallado el sarcófago de este Gran Sacerdote de Amón, con lo cual el pozo principal y la cámara sepulcral deben estar aún esperando ahí abajo.

El acceso a la tumba de Ptahmes. Imagen: Consejo de Antigüedades Egipcio

Lo que sí encontraron, dentro de las cosas que se colocaron en la tumba, fueron varios tarros de cerámica. Dentro de uno de ellos y tapado con un paño había una sustancia blanquecina que la Facultad de Arqueología de El Cairo envió a analizar a un equipo de químicos de la Universidad de Catania (Italia).

Después de disolver la muestra, los científicos purificaron sus componentes proteicos (no demasiado alterados por el entorno altamente alcalino del suelo de la tumba) y los examinaron con técnicas de cromatografía líquida y espectrometría de masas. Los péptidos detectados revelaron que se trataba de un producto lácteo elaborado con leche de vaca mezclada con otra de oveja o cabra.

El tarro y los restos del queso egipcio. Imagen ©: Universidad de Catania /Universidad de El Cairo

El hecho de que estaba envuelto en un trapo parece confirmar que se trataba de un queso sólido, el queso más antiguo conocido. No hay testimonios de la elaboración o consumo de queso en épocas tan remotas, y probablemente sea un producto bastante popular desde el Neolítico (es la única forma de consumir leche cuando no tienes un frigorífico) así que este hallazgo tiene una importancia inesperada en varios campos de la arqueología y la antropología.

Además, el maldito queso estaba infectado de Brucella melitensis, la bacteria que causa la brucelosis. Esta enfermedad, que provoca fiebres altas y dolores, se transmite por consumir productos lácteos sin pasteurizar. Ya se sabía que los egipcios sufrían esta dolencia (deja señales en las momias) y ahora sabemos una de las causas.

Proteomic Analyses on an Ancient Egyptian Cheese and Biomolecular Evidence of Brucellosis, en Analytical Chemistry.
Visto en varios sitios, esto del queso egipcio se ha vuelto viral… y bacterial 🙂

* Para quien no le suene el nombre, Usermaatra Setepenra (uno de los nombres de Ramsés II, “La Justicia de Ra es poderosa, elegido de Ra” fue transcrito por los griegos como “Ozymandias” y se hizo famoso por un soneto de Percy Bysshe Shelley entre las gentes bien cultivadas y un cómic de Alan Moore para el resto de nosotros.