bronceador-1 bronceador-2 bronceador-3

Ya acaba el verano y el sol empieza a ocultarse, menos mal. Según mi app de control de exposición al sol, para mi tipo de piel y con un bronceador infantil FP50, puedo estar una hora y media alejado de las sombras.

Ni que estuviéramos en Mercurio, caray. Para mis excursiones, que duran bastante más de noventa minutos, tengo que llevar una sudadera con capucha, prácticamente una túnica Jedi, muy abrigada. Es un horror necesario. (Lo bueno es cuando paso por un torrente helado; la empapo en agua y voy fresquito durante un buen rato). Ojalá sacaran una crema hiperreflectante, un acabado cromado que no tuviera límite de horas.

Por cierto, qué triste que a los productos le pongan la coletilla “military grade” para indicar que es de extrema calidad (pasa mucho con las herramientas y material de acampada, aunque las aspirinas y demás farmacéutica militar que he podido probar también son espectaculares).

Hay dos referencias a Terminator en esta historieta.