El origen egipcio de la sandía

Qué mejor momento que el frío invierno para recordar a esta rica cucurbitácea, La sandía, como el gato, es originaria del antiguo país del Nilo y lleva muchos milenios entre nosotros. Pero ¿cómo eran las primeras sandías? ¿Realmente fueron domesticadas allí, o venían de una antigüedad más remota? Un reciente hallazgo nos da la respuesta.

Ya que estamos, los gatos son más antiguos que la Esfinge y los faraones; aunque en Egipto alcanzaron el status de animal doméstico actual, se sabe que acompañaron al hombre hace más de nueve mil años, y probablemente la domesticación se llevó a cabo por tres veces consecutivas. Pero eso es para otra historia; hoy hablamos de sandías.

Fruto egipcio bddw-k, asociado con la sandía
Bddw-k, en la Tumba de Nebseni (Dinastía XVIII)

En las tumbas egipcias se pueden ver algunas representaciones de frutos muy parecidos a la actual sandía (denominados bddw-k), grandes y rayados. Pero claro, la sandía silvestre (aquí conocida como tuera) es prácticamente igual, aunque su carne es blanca y amarga debido a la presencia de terpenos llamados cucurbitacinas. ¿Eran estas ofrendas comestibles o meramente decorativas? ¿O eran plantas medicinales? La tuera se usa tradicionalmente como depurativo entre otras cosas.

En el siglo XIX, una expedición arqueológica alemana en Deir-el Bahari descubrió hojas de sandía en el sarcófago de un sacerdote anónimo (datado en la 18ª Dinastía, hace unos 3500 años) . Como ya se sabía del uso de esta planta como medicina, la cosa quedó ahí. Pero actualmente podemos decodificar el ADN de una muestra; esto pensó Susanne Renner, de la Universidad de Munich.

Hojas de sandía en la tumba egipcia de la 18 dinastía
Estas son las hojas que conservaba el Kew Gardens.

La muestra, cedida por el jardín botánico Kew Gardens de Londres, dio como resultado un sorprendente parecido con las sandías domesticadas actuales. En principio, un gen que controla la producción de las cucurbitacinas amargas está desactivado, lo que significa que la carne ya es dulce. Otro gen, que produce una enzima que metaboliza el licopeno, también está bloqueado. El licopeno da el color rojo a sandías y tomates, así que estas frutas ya no eran blancas y paliduchas como calabacines sino que tenían la rubicundez que da la acumulación de licopeno.

El coloquinto es otro nombre de la sandía silvestre!

De este ADN fragmentario también se pudo saber que la planta estaba emparentada con una sandía actual que aún se cultiva en Darfur (Sudán) lo cual tiene sentido. Podemos especular que la sandía llevará unos cinco mil años siendo cultivada en tierras egipcio-sudanesas. La Historia nos dice que hacia el 300-500 d.C. esta fruta empezó a entrar en Europa y el Mediterráneo para convertirse en el manjar veraniego tan popular en todo el mundo.

A 3500-year-old leaf from a Pharaonic tomb reveals that New Kingdom Egyptians were cultivating domesticated watermelon, en biorxiv.org