COVID

Hace algunas semanas, tuve un acceso de fiebre y tos al estilo de mis alergias habituales. Me hice un test de la COVID de farmacia, que resultó negativo, y seguí con mi vida. Para cuando el médico pudo verme (y hacer otro test, esta vez positivo) ya habían desaparecido los síntomas y sólo quedaba la tos y los mocos. Pero ya no formo parte de la minoría que nunca ha conocido los arpones proteicos del SARS activo; más daño me hizo la vacuna, de todas formas.

Esto no significa que la vacuna fuera peor que la propia COVID; al contrario, fue el entrenamiento que permitió que esta versión -más domesticada- pasara tan suavemente. Resulta fascinante ver cómo este organismo, que ni siquiera es un ser exótico (digamos, una entidad fungoide semicristalina que se transmite a través de las frecuencias bajas del espectro electromagnético) sino un virus habitual que acaba de probarnos como huésped puede tener tal complejidad de reacciones, efectos secundarios y dar al traste con hipótesis tras hipótesis que intentaban prevenirlo. Pienso que si de verdad nos encontramos con algo raro, pueden pasar dos cosas: que muramos todos -incluyendo a la cosa rara- o que nos crucemos sin darnos cuenta siquiera de que existe, de tanta incompatibilidad como hay.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.